Nuevas figuras académicas

En las universidades y centros públicos de investigación españoles están surgiendo nuevas figuras de personal investigador y docente. Nacen como resultado de los frecuentes cambios legislativos en materia universitaria y del mayor esfuerzo inversor en política científica, en recursos humanos en este caso. En conjunto, estas novedades, por ejemplo la doble vía funcionarial/laboral, coinciden con una cierta evolución general hacia el aumento de la complejidad:

  • Personal docente bajo contrato laboral, singularmente los profesores ayudantes doctores y los profesores contratados doctores, que consagró la Ley Orgánica de Universidades de 2001 (PDF) y no ha cambiado la Ley 4/2007 (PDF), que la reforma.
  • Investigadores contratados, de diversas clases, con una amplia flexibilidad bajo el régimen laboral, en función de los proyectos, necesidades y disponibilidades económicas de los centros.
  • Investigadores I3: doctores incorporados en nuevos puestos de trabajo estables, con subvención parcial del M.E.C.D., que han obtenido su doctorado al menos 6 años antes, tienen como mínimo dos años de experiencia investigadora en centros diferentes de aquel al que se incorporan y acreditan un buen nivel en su actividad científico-tecnológica (ver otro post).
  • Ramón y Cajal: investigadores doctores con contrato laboral de cinco años que han obtenido su doctorado en los diez anteriores y tienen al menos dos años de experiencia investigadora en centros diferentes de aquel al que se incorporan.
  • Juan de la Cierva: investigadores doctores con contrato laboral de tres años que han obtenido su doctorado en los tres anteriores y tienen alguna experiencia investigadora en centros diferentes de aquel al que se incorporan.
  • Personal Investigador en Formación (PIF): renovada categoría general que se basa en el Estatuto del P.I.F. de enero de 2006 y que en particular abarca los nuevos programas de ayuda para la Formación de Personal Investigador (FPI) y Formación del Profesorado Universitario (FPU), así como cualesquiera otros con similares propósitos, tendentes a la preparación del doctorado.
  • Personal técnico de apoyo, técnicos de proyectos de I+D, de infraestructuras científico-técnicas, de transferencia de investigación, etc.; que es una figura reciente en cuanto promovida y cofinanciada desde el Plan Nacional de I+D.
  • En el capítulo, no obstante, de las simplificaciones, la Ley 4/2007 prevé la desaparición de los cuerpos docentes de catedráticos y titulares de escuela universitaria, que tienden a integrarse en el de titulares de universidad, y de la figura de los profesores contratados colaboradores, creada en la L.O.U. de 2001 (pero se puede mantener de hecho en casos excepcionales).

Ignoro si este despliegue ayuda a articular realmente una carrera investigadora, o a alcanzar suficiente masa crítica de efectivos para la I+D española, pero desde luego diversifica y flexibiliza la tipología de los recursos humanos en el sector de la investigación pública, a la espera y a expensas de conseguir una adecuada gestión e integración del sistema.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: