Proceedings Citation Indexes

21 octubre 2008

En la esforzada pugna que mantiene con Scopus, de Elsevier, y también con Google Scholar, la plataforma de bases de datos científicas ISI Web of Knowledge, de Thomson Reuters, acaba de realizar un importante avance al fortalecer el potencial de su Web of Science con los nuevos Conference Proceedings Citation Indexes: ha transformado sus dos bases de datos tradicionales ISI Proceedings en índices de citas, al estilo del Science Citation Index, creando:

  • Conference Proceedings Citation Index, Science
  • Conference Proceedings Citation Index, Social Sciences & Humanities,

y ha incorporado ambos recursos, con el resto de los Citation indexes, al conjunto Web of Science, que se consulta en el ISI Web of Knowledge.

El cambio es significativo:

  • Mejora la integración o cohesión de la plataforma de bases de datos, uno de sus puntos débiles, al reducirse el número de ficheros o lugares donde buscar, sin merma de funcionalidad (como sucede en la búsqueda transversal de “All databases”).
  • Se posibilita ahora la recuperación y análisis de citas basados en el tratamiento correspondiente de la literatura de congresos y conferencias, tan relevante en algunos sectores de conocimiento muy dinámicos y profesionales.
  • Se incorpora al Web of Science mucha documentación aplicada, se deshace la disociación entre la investigación pura y la tecnológica, rompiéndose con una trayectoria del Science Citation Index de especialización en la ciencia-ciencia.
  • El Web of Science pasa a reunir referencias de revistas científicas junto con literatura de congresos, seminarios y simposios, el artículo de revista pierde algo de su hegemonía y se atiende a información científicotécnica menos consolidada o madura.
  • Con todo ello aumenta el volumen del recurso y su capacidad para atender a distintos sectores del conocimiento, permitiéndole competir mejor con la enorme cobertura e integración que ofrecen al usuario Scopus y Google Scholar.

De hecho, este movimiento realizado por Thomson Reuters en el ISI Web of Knowledge (como el de acoger centenares de revistas regionales) revela que se siente touché y que está dispuesto en parte a sacrificar la pureza originaria (basada en un fuerte espíritu de selección y de concentración en la ciencia pura, publicada en revistas en inglés…), a cambio de mantener su propio impacto.


Maritime Answers y workflows

13 octubre 2008

Maritime Answers es un buscador especializado en temas de náutica, transporte y navegación marítima. Ha sido puesto en marcha hace pocos meses, fruto de la colaboración entre Informa Maritime & Transport, una editorial del sector naval responsable del portal de información y las publicaciones Lloyd’s List, y la empresa tecnológica Convera, que crea servicios de “búsqueda vertical” en internet (más recientemente ha desarrollado un buscador para óptica e ingeniería fotónica con el Institute of Physics: search.optics.org).

Maritime Answers permite buscar en All Maritime Answers domains o en la Web en general, pero no aclara qué dominios o tipos de contenidos explora, o qué motor de búsqueda o técnicas emplea. Clasifica los resultados obtenidos en cuatro categorías: All, news, jobs, events. No ofrece asistencia o consejos sobre cómo buscar y carece de una búsqueda avanzada. Acompaña los resultados con noticias, búsquedas populares y enlaces recomendados que remiten en muchos casos a contenidos de la empresa editorial patrocinadora.

Una aportación extra de los editores a Maritime Abstracts es una especie de wiki-diccionario sobre el sector de la industria naval, Shippipedia, que complementa con definiciones y artículos breves la información localizada en páginas web a través del buscador.

Maritime Abstracts sin duda parece útil e interesante, por su especialización sectorial, y a pesar de su simplicidad. Lo peor es la falta de explicación sobre su funcionamiento, alcance, límites y contexto: esa manera de tratar al usuario como un mero target al que fidelizar en el consumo de información del editor/propietario de contenidos que promociona el buscador. Pero así son las cosas.

Como dice expresivamente la nota de prensa que los socios de Maritime Answers sacaron con motivo de su lanzamiento: lo esencial es colocarse en los workflows de los clientes (en los nuevos workflows digitales, colaborativos, etc.), situando en ellos las marcas editoriales mediante buscadores verticales, widgets, toolbars y otras herramientas o dispositivos. 

Maritime Answers es un caso de marketing digital que ayuda entender otras iniciativas editoriales y comunicativas. Introducirse en los workflows del cliente y canalizar tráficos hacia los contenidos propios, creando comunidades online leales, permite competir con y segmentar el macronegocio transversal de Google. Un buscador vertical además aprovecha la ventaja comparativa de la pertinencia y especialización, frente al maremágnum generalista de Google. 


NTIS, con una nueva interfaz

10 mayo 2008

El National Technical Information Service (NTIS) de los E.U.A. reúne informes técnicos encargados o realizados por departamentos del gobierno federal y otros organismos nacionales y extranjeros. Cuenta con casi tres millones de documentos, incluyendo textos electrónicos, microformas, software, registros audiovisuales, etc. Se trata de informes de trabajos de investigación y estudios de carácter científico, tecnológico, industrial, económico, etc. de todas las ramas del conocimiento y sectores de actividad. NTIS suministra copias de estos documentos a quien los solicita, previo pago de sus tarifas, pues es un organismo que se autofinancia con sus servicios.

NTIS distribuye documentación de esta forma a todo el mundo, es un centro clave en materia de información tecnológica y un exponente más de la influencia internacional que los E.U.A. ejercen no sólo mediante el liderazgo militar o industrial, sino abriendo su masa crítica de cultura y conocimiento al exterior, permitiendo que se propague con la ayuda del idioma y, ahora, de las TIC.

Desde 1964 NTIS mantiene una base de datos muy detallada sobre su documentación, cuya consulta ha venido facilitando tradicionalmente a través de diversos distribuidores comerciales de información (STN, Dialog, SilverPlatter, Engineering Information, etc.) De esta manera, desde hace mucho, ha promovido la difusión de sus colecciones y servicios, generando al mismo tiempo ingresos también por la información referencial.

Con el desarrollo de Internet, sin embargo, NTIS ha abierto poco a poco su base de datos a la consulta a través de su propia web, de un modo cada vez más cómodo y eficiente. El interés por fomentar directamente la venta online de sus documentos ha hecho necesario proporcionar una herramienta de búsqueda básica y gratuita, a modo de catálogo. Así, mejora la accesibilidad de sus contenidos, de acuerdo con su misión, pero sin renunciar a la explotación comercial.

Desde hace unas semanas, NTIS tiene una nueva interfaz de búsqueda de informes en su web, con prestaciones más potentes:

  • El formulario de búsqueda tiene bastantes posibilidades, pero no es tan flexible como el de una base de datos comercial.
  • Permite restringir la búsqueda por fechas, por áreas temáticas, tipología de los documentos y por organismos patrocinadores.
  • Tiene más capacidad de recuperación booleana, embebida en los formularios, así como una ayuda muy desarrollada y explícita.
  • El refinado, análisis, tratamiento o explotación de los resultados de un rastreo son prácticamente imposibles, pues el sistema funciona más bien a la manera de un buscador.
  • La visualización y contenido de las referencias son muy pobres, sobre todo si se compara con la exhaustiva información que aparece en la base de datos NTIS vía proveedores comerciales.
  • En particular, del resumen sólo se muestra el comienzo, las cuarenta primeras palabras más o menos, lo que dificulta la decisión sobre si interesa o no adquirir el documento, a menos que se cuente con la referencia completa a través de un proveedor comercial.
  • Por otro lado, también es cierto que la consulta integrada de la base de datos NTIS con otras fuentes de información especializada incluidas en las plataformas comerciales es muy enriquecedora.
  • Además, mientras que en su sitio web NTIS sólo incluye referencias desde 1964, la versión comercial de la base de datos puede incluir informes desde principios de siglo, la cobertura no es la misma.

Así pues, aunque la nueva interfaz resulta un progreso interesante, por supuesto no hace prescindible la base de datos NTIS comercial, pues el organismo no renuncia a facilitar valor añadido a través de distribuidores de pago. Practica un hábil equilibrio impulsando su penetración directa en Internet sin prescindir de la indirecta.


“Technical writing A-Z”

11 marzo 2008

Como su título indica con claridad, este es un libro sobre redacción técnica en ingeniería organizado alfabéticamente. Aborda 150 temas o entradas que cubren todos los aspectos básicos de la materia, tratados de manera muy sencilla y breve, para estudiantes y jóvenes titulados que necesiten una guía dónde consultar con rapidez alguna cosa. Como tiene 230 páginas, de media se dedica a cada tema una página y media.

az.jpg 

El contenido de la obra, dentro de su simplicidad, deliberada, está muy bien. Está pensado para resolver dudas concretas, más que para aprender y formarse, desde luego. Ofrece recomendaciones claras y escuetas sobre formato, clases y estructura de los escritos técnicos; escritura, redacción y lenguaje (en idioma inglés); notación matemática y simbología científica; abreviaturas, números, unidades y conversión de magnitudes; composición de figuras y tablas; manuales de estilo y convenciones de escritura; técnicas de cita y elaboración de referencias; propiedad intelectual y plagio; etc.

Sin embargo, a mí la ordenación alfabética de una guía de este tipo me pone nervioso. Porque incluso aunque se encuentre pronto, en el mejor de los casos, la entrada donde resolver la duda que se busca aclarar, faltará el contexto, la red de relaciones, la posición en una estructura conceptual. Y frecuentemente hay que empezar un recorrido de entrada en entrada, gracias a las remisiones en negrita, para reconstruir todo un tema por cuenta propia, lo que es más costoso que verlo organizado por el autor. Y además se pierde el armazón global de la estructura del libro, que es significativo y útil en sí mismo, aunque no se lea de principio a fin y se consulte sólo fragmentariamente. A mí me parece que la ordenación sistemática de una guía es más didáctica e informativa, más racional y clara que la desestructuración alfabética. Porque esto no es una enciclopedia ni un directorio.


Thomas Global, industrias

27 febrero 2008

Para buscar información sobre empresas industriales en muchos países del mundo, incluida España, se puede utilizar Thomas Global, el hermano internacional de ThomasNet, el famoso directorio estadounidense. ThomasNet es la versión actual en Internet del tradicional Thomas Register of American Manufacturers, nacido en 1898 y conocido durante muchas décadas como la “Biblia de la industria norteamericana” (hay una página con su historia).

tgr_web-logo_mx.jpg

Thomas Global es un directorio industrial, sobre empresas, productos y servicios de los países con las economías más desarrolladas. Se define a sí mismo como “el más completo y actualizado directorio de proveedores industriales mundiales y de información sobre productos”, con la misión “de reunir en Internet a los compradores y vendedores industriales para facilitarles el proceso de compra”. Es, también, el resultado de reunir directorios regionales preexistentes, entre ellos uno europeo, ante la conveniencia de una información más integrada para una economía más global.

En realidad, Thomas Global facilita información sólo sobre empresas, aunque permite buscar por productos. Está organizado típicamente como un directorio jerárquico por sectores de actividad, aunque dispone de un sistema básico de búsqueda por producto o servicio, nombre de la empresa y país de ubicación. Es útil para identificar fabricantes o proveedores de un determinado tipo de producto, material, mercancía o servicio, aunque no proporciona catálogos, ni descripciones o especificaciones de los mismos u otros contenidos, como hace GlobalSpec.

La información que proporciona Thomas Global de cada empresa es muy sucinta, pero incluye la dirección web, así como otros datos de contacto, el número de empleados, la gama de productos y algún detalle más. El volumen de industrias incluidas es enorme, unas 700.000 empresas clasificadas por sectores en 11.000 categorías temáticas de productos y servicios. Se trata de empresas radicadas en casi 30 países: muchos de los de la Unión Europea, EUA, Canadá, México, Brasil, Turquía, India, Taiwán, China y Japón.

Thomas Global se puede usar en nueve idiomas. La versión en español tiene dominio Internet de México. Es un servicio gratuito para el usuario, que, dándose de alta, ofrece prestaciones personalizadas: historial de consultas, lista personal de empresas, suscripción de alertas y boletines, etc. Entre las facilidades complementarias que proporciona está un servicio de búsqueda sobre nuevos productos recientemente puestos en el mercado.

Un muestreo al azar en Thomas Global en 20 categorías da una cierta idea de la cobertura o presencia de empresas españolas, mediante la comparación con el número de empresas estadounidenses incluidas:

  • CATEGORÍA:  nº empresas españolas  /  nº empresas EUA 
  • Esmaltes cerámicos:  6  /  45
  • Circuitos integrados:  17  /  418
  • Monitores para PC:  22  /  307
  • Electroválvulas:  30  /  262
  • Materiales plásticos de PVC:  28  /  103
  • Rodamientos:  31  /  427
  • Motores eléctricos:  58  /  501
  • Embalaje y envasado (servicios):  34  /  390
  • Calderas industriales:  23  /  154
  • Hubs para telecomunicaciones:  11  /  57
  • Componentes para automoción:  13  /  819
  • Fotosensores:  7  /  71
  • Fundiciones termorresistentes:  7  /  161
  • Compresores de alta presión:  17  /  354 
  • Acero de alta resistencia:  12  /  94
  • Papel:  54  /  782
  • Consultores en ingeniería marítima:  27  /  176
  • Colorantes:  34  /  73
  • Acetonas:  11  /  66
  • Pernos y tornillos:  89  /  1056


Las bases de datos del CSIC

9 diciembre 2007

Las bases de datos del CSIC pretenden ser un índice de la producción intelectual publicada en España desde los años 70. Recogen artículos aparecidos en revistas científicas y de forma selectiva en otras fuentes (congresos, series, compilaciones, etc.) Las produce y distribuye el CSIC, un organismo público de investigación, a través del CINDOC y otros de sus institutos y departamentos. Pueden consultarse en línea mediante suscripción, aunque existe una versión abreviada gratuita, las bases de datos de sumarios, que permiten recuperar sólo autores, título de los documentos y datos de las revistas fuente.

Se supone que las bases de datos del CSIC son un inventario de la parte de la ciencia española que se edita en España: un inventario que debe servir para el conocimiento, difusión y análisis de lo publicado en el interior. Nada más, pero tampoco nada menos. No hay, de hecho, otras fuentes de información sobre el mismo particular que sean comparables en alcance, cobertura y detalle.

En ese contexto, para los tiempos que corren, parece que las bases de datos del CSIC están demasiado cerradas y ocultas, que lo lógico sería más bien que operasen en un entorno web de acceso abierto. Sin caer en la demagógica cultura del “gratuismo”, no puedo siquiera imaginar que esta obviedad no se le haya ocurrido a los responsables. ¿Habrá dificultades o razones poderosas que impiden abordarlo?

  • Ahora, a diferencia de hace diez años, lo que no aflora con vigor en las pantallas es casi como si no existiese: a lo profundo de la Red, por valioso que pueda ser o parecer, también se le llama invisible. Las bases de datos del CSIC no hacen visible en la Red la producción científica española (emergen más cosas a través de Dialnet, por ejemplo).
  • Sin embargo, es difícil imaginar hoy día la indización de las publicaciones especializadas españolas situada en el terreno competitivo de la industria de la información, como algo con estratégico valor comercial. Parece más bien un objetivo de servicio público, facilitado por razones de interés general, lo que es coherente con la misma historia de estas bases de datos.
  • Cuando tantas cosas se fomentan, incentivan, promocionan y subvencionan, cuesta trabajo creer que la Administración necesite recuperar mediante suscripciones parte de los costes de financiación de dichas bases de datos, a menos que el asunto no se considere en realidad un fin público relevante.
  • Es probable que la mayoría de los ingresos por suscripciones proceda de las universidades y centros públicos de investigación de España, lo que redunda en crear un mercado interior cuyo mayor efecto es restringir el libre acceso y difusión exteriores. Podrían distribuir el coste sin limitar el acceso.
  • Si tantos esfuerzos quiere hacer la FECYT para fomentar la difusión internacional de las revistas españolas, por qué no algo tan sencillo como sufragar la apertura y promoción del principal índice de la literatura científica española, ya que existe.
  • Si se está dispuesto a contratar contenidos internacionales, como se ha hecho con el WoK, en el marco del proyecto BECYT, y si van proliferando en España los archivos y las revistas electrónicas abiertas, por qué no algo tan simple como abrir del todo las bases de datos del CSIC. ¿Se promueve la apertura del texto completo y se cierran las referencias y resúmenes?
  • La apertura en internet de estas bases de datos permitiría integrarlas en pasarelas y metabuscadores internacionales y sectoriales, del tipo TechXtra o WorldWideScience, reduciendo la invisibilidad de sus contenidos y mejorando la proyección de la ciencia española que tanto se quiere proteger.

Knovel, tecnología e industria

30 noviembre 2007

Dentro del mundo incierto de los libros electrónicos (que parecen venderse más que comprarse) hace tiempo que soy partidario de Knovel. Tal vez me dejo influir involuntariamente por el hecho de que no se empeña en ofrecer pruebas gratuitas de sus libros de mil en mil, pero el caso es que Knovel me convence, aunque no siempre resulta barato de precio, desde luego, y opera mediante suscripción.

top_logo.gif

Knovel es una plataforma de distribución de libros electrónicos especializados en temas tecnológicos e industriales. Incluye ahora unos 1.400 títulos, que corresponden a muy diversos sectores: química, bioquímica, biotecnología, alimentación, farmacia, ingeniería aeroespacial, civil, industrial, mecánica, eléctrica, electrónica, ambiental, energía, materiales, metalurgia, textiles y plásticos, etc. En muchos casos se trata de obras de referencia, handbooks y fuentes de datos fundamentales, algunas clásicas, en cada rama de la técnica.

Además de por su propia especialización, o sea, por la orientación concreta de sus colecciones, Knovel me parece convincente porque:

  • Es un distribuidor multieditorial, que reúne contenidos de calidad plurales y seleccionados, procedentes de unos 50 editores internacionales de gran prestigio.
  • Los títulos se pueden suscribir individualmente según las propias necesidades, y no sólo en forma de paquete o colección temática preestablecida, aunque esto sea lo recomendado. 
  • Constituye un conjunto diverso y equilibrado de datos de referencia, propiedades de materiales y sustancias, descripciones de procesos, procedimientos estándar, cálculos y fórmulas, manuales técnicos, enciclopedias, guías, informes, etc.
  • Permite la recuperación integrada de toda la información incluida en los libros, tablas y documentos, desde datos precisos a cuestiones generales, con una presentación e interfaz más que aceptables y una impresionante búsqueda avanzada, a la altura de la especialización de los contenidos.
  • Facilita herramientas de análisis y cálculo para manejar, aprovechar y exportar los datos científico-técnicos obtenidos en las búsquedas: tablas interactivas, tablas con trazado de gráficos, visualizadores de diagramas de fase, hojas Excel, conversores de unidades, etc.
  • Los contenidos puramente textuales están en el siempre tranquilizador y cómodo formato PDF, capítulo por capítulo.
  • Es un servicio bien adaptado a clientes bibliotecarios y corporativos, en entornos institucionales y académicos, no dirigido sólo directamente al usuario final, por tanto.
  • Suministra estadísticas de utilización serias y frecuentes, sin que haya que encargarlas, buscarlas o desentrañarlas.

En resumen, Knovel selecciona y reúne información de calidad, la enriquece mediante un tratamiento y organización que la hace más productiva, y la canaliza de forma flexible y atenta a las conveniencias del usuario: hace algo más que digitalizar y comercializar el libro tradicional. Es una buena biblioteca.


“Book of technical writing…”

14 noviembre 2007

Según su propio autor, el propósito de este Pocket book es proporcionar a estudiantes de ciencias e ingenierías conocimientos básicos sobre redacción de escritos e informes técnicos. Es un libro, pues, adaptado al nivel de los estudiantes universitarios, y no al de investigadores o profesionales expertos. Pero introduce bien al lector, con instrucciones claras y concretas, en la elaboración de documentos técnicos muy diversos, sobre todo mediante ejemplos, y traza un panorama general suficientemente preciso para se forme una idea bastante completa del tema, antes de la inserción en un contexto laboral determinado. Todo, claro, dentro de los usos y costumbres de Estados Unidos.

En cuanto a los contenidos, en la primera parte de la obra (capítulos 1 al 5) se explican habilidades generales de la redacción técnica. Un segundo bloque de capítulos (del 6 al 12) aborda la forma de componer diferentes tipos de documentos, con abundantes modelos y detallados ejemplos y casos prácticos, que constituyen el grueso de las páginas y probablemente lo más útil para el lector. El resto de la obra (capítulos 13 al 20) trata de diversas cuestiones comunes y aspectos concretos de la comunicación técnica, no sólo por escrito: gramática y estilo, citas y referencias, presentaciones, demandas de trabajo, entrevistas, materiales gráficos, correspondencia, redacción en grupo, etc. 

Me parece meritorio que Finkelstein arranque en el capítulo 2 con las consideraciones morales, sobre el plagio y la alteración de imágenes, esencialmente. En el momento que vivimos, es algo que da estatura al libro, pues demuestra interés por transmitir que la actividad tecnológica, y en particular la redacción de documentos técnicos, tiene algunas implicaciones morales, que hay unas responsabilidades sociales de las que los estudiantes deben ser conscientes como parte de su capacitación. Y satisface comprobar que la honesta pretensión de facilitar su formación mediante una guía fácil, para aprender rápido o resolver dudas, no está reñida con un cierto nivel de exigencia ética e intelectual.

Da la impresión de que, dentro de una potente (de verdad) industria editorial, los norteamericanos publican libros sobre cosas para las que en España se está en la cultura y tradición oral, de los apuntes o de los trucos de internet. También es verdad que al ser pioneros en la sociedad de la información, puede que estén más preocupados por la educación informacional.

    Índice de capítulos 

    1. Introduction
    2. Ethical considerations
    3. Technical definition
    4. Description of a mechanism
    5. Description of a process
    6. Proposals
    7. Progress reports
    8. Feasibility and recommendations reports
    9. Laboratory and project reports
    10. Instructions and manuals
    11. Research reports
    12. Abstracts and summaries
    13. Grammar, style, and punctuation
    14. Documentation
    15. Visuals
    16. Electronic publishing
    17. Presentations and briefings
    18. Business communications
    19. Resumes, cover letters and interviews
    20. Team writing


eFunda, para los ingenieros

5 octubre 2007

eFunda, con una “e” que inusitadamente no proviene de electronic, significa Engineering Fundamentals, y es un recurso de referencia en línea, una fuente de datos científico-técnicos para los ingenieros. Su uso está bastante extendido en los E.U.A., sobre todo en el campo de la ingeniería mecánica e industrial, de diseños y procesos, y en las propias industrias.

efunda_blue.gif

En sus propios términos, el objetivo de eFunda es proporcionar información fiable, rápida y concisa a los profesionales en ejercicio, para las necesidades y dudas del trabajo diario, acerca de cuestiones básicas: contenidos y datos muy variados que se pueden estudiar en las escuelas de ingeniería y que, por no estar constantemente sobre ellos, el ingeniero no los recuerda cuando los precisa.

eFunda deja claro que no es un buscador, ni un catálogo de hipervínculos, sino una fuente de datos con contenidos sustantivos, una publicación en línea a la que se accede mediante suscripción, según diversas modalidades y tarifas (aunque deja consultar libremente durante un rato).

eFunda incluye seis apartados principales de información: i) datos de materiales (elementos, aleaciones, polímeros, etc.); ii) técnicas de diseño muy usadas en ingeniería; iii) procesos y tatamientos industriales (mecanizados, térmicos, moldeados, etc.); iv) constantes, y unidades científicas y conversión de las mismas; v) fórmulas de uso frecuente por parte de los ingenieros; y vi) procedimientos matemáticos y calculadoras en línea para resolver problemas habituales, basadas en webMathematica.

Además eFunda ofrece algunos servicios complementarios, como directorio de empresas y profesionales, búsqueda de empleo, noticias, foros, publicaciones gratuitas, etc.

Intute otorga a eFunda una mención de Editor’s choice en la entrada principal del recurso, e incluye otras cuatro entradas sobre páginas o apartados específicos diferentes de esta fuente (materiales, matemáticas, etc.)


“Writing as an engineer”

27 septiembre 2007

engineer.jpg

A guide to writing as an engineer trata sobre técnicas de escritura y de redacción de documentos en el campo de la ingeniería. Me parece una obra modesta y práctica, bien escrita y organizada, que puede resultar eficaz como parte del aprendizaje (y enseñanza) informacional de los futuros ingenieros y de su capacitación en habilidades de comunicación. Esta segunda edición incluye entre otras cosas un capítulo nuevo sobre el uso legítimo de información ajena en los escritos técnicos, asunto, como se sabe, de creciente actualidad. En el mismo también se discuten brevemente otros conflictos morales que plantea el manejo de información al ingeniero (manipulación o retención de datos, advertencias de seguridad en productos, etc.)

El libro aborda todos los temas que se puede esperar, ofreciendo recomendaciones prudentes, útiles y razonables sobre cómo escribir correctamente en ingeniería; las clases de documentos que puede tener que elaborar un ingeniero; la redacción de informes técnicos, correspondencia, comunicaciones y otros textos; cómo crear tablas y gráficos; cómo buscar información en fuentes impresas y en internet; preparar presentaciones; redactar escritos para la búsqueda de empleo; técnicas de cita, documentación y comportamiento ético al componer textos en ingeniería; etc.

Es una guía de la que podrían sacar provecho sobre todo los estudiantes en la fase final de su formación, de cara a su futuro ejercicio profesional. No se centra en cómo hacer las cosas con ordenadores, sino en cómo deben quedar hechas las cosas (los documentos). Aunque sus pautas de redacción se refieren al idioma inglés, en general son tan sensatas que resultan en buena medida trasladables a otra lengua.


Engineering Index, historia

19 julio 2007

Otra vieja gloria superviviente del siglo XIX es Engineering Index, más conocido quizá como Compendex (Computerized Engineering Index), su versión como base de datos en línea, elaborada por Engineering Information.

En 1884 un profesor de ingeniería civil, Samuel B. Johnson, empezó a publicar anualmente en la revista Journal of the Association of Engineering Societies un apartado titulado “Index Notes” con referencias y resúmenes de la literatura tecnológica del momento (unas 1.000 citas de unas 100 revistas el primer año). Después, cada cuatro o cinco años, se fueron publicando varios volúmenes acumulativos, titulados Engineering Index desde 1896. Y a partir de 1906 aparecieron ya como volúmenes anuales independientes.

En 1919, Engineering Index pasó a pertenecer a la ASME (American Society of Mechanical Engineers), en colaboración con la Engineering Societies Library (ESL), una biblioteca tecnológica cooperativa de diversas asociaciones profesionales de ingenieros, en Nueva York. Engineering Index indizaba las revistas que se recibían en la ESL (1.200 en 1919), y la biblioteca colaboraba en la redacción del repertorio y en servicios de documentación vinculados al mismo (como Ei Card Service, un servicio de distribución de fichas bibliográficas bajo perfiles). A partir de 1919, además del volumen anual, se publicaron actualizaciones mensuales en el Journal of the American Society of Mechanical Engineers.

Referencias en la base de datos

1954 1 millón de referencias
1975 2 millones
1985 3 millones
2005 10 millones

En 1934 Engineering Index se constituyó como entidad sin fines lucrativos, bajo la tutela de ASME, y en 1969 se hizo completamente independiente, cambiando la empresa su nombre por el de Engineering Information (Ei) en 1981. Se incorporó al grupo Elsevier como una de sus divisiones comerciales en 1994.

En 1962 la actualización mensual comenzó a aparecer como un volumen independiente también, además del acumulativo anual. Durante la década de los 60 se desarrollaron diversas experiencias con la automatización de Engineering Index, que desembocaron en la creación de la base de datos Compendex en 1969. El primer servicio fue la distribución por suscripción de cintas magnéticas mensuales, pero en 1983 empezó a poderse consultar online a través de distribuidores como Lookheed Dialog y Orbit.

La primera versión de Compendex en cd-rom es de 1985, y en 1995 se empezó a distribuir vía web en la plataforma Ei Village, que sigue siendo ahora una de las formas de usar esta base de datos, en la que hoy en día se integran 650.000 referencias al año, de 5.500 revistas y conferencias pertenecientes a todos los campos de la tecnología.

Más información en:


“Using engineering literature”

11 julio 2007

Using the engineering literature pertenece al género de las guías de fuentes o introducciones a la bibliografía por disciplinas, tan habituales en el mundo anglosajón. Es un tipo de obras que me gusta mucho, y me parece una pena que en España no se escriban más, adaptadas al entorno. Ésta está totalmente centrada en el mundo de E.U.A., desde luego, lo que le resta algo de utilidad, aunque es un libro práctico, cómodo y fácil de manejar. Hecho por bibliotecarios, parte, además, de la preocupación por el valor de la información, la información de calidad y la cuestión de si todo se puede o no encontrar fácilmente en internet a la primera, sin complicarse más.

Using the engineering literature es básicamente una bibliografía, una enorme lista ordenada de referencias. Yo prefiero las guías que, siendo más selectivas en cuanto al número de referencias, contienen descripciones más extensas y detalladas sobre la forma en que trabajan, las competencias, los hábitos de uso de información y las características de la literatura de las diferentes comunidades o sectores científicos y profesionales. Este aspecto está aquí presente pero menos desarrollado que en otros casos. En contrapartida, la bibliografía citada es muy abundante (dentro del ámbito E.U.A.), resultado de un gran esfuerzo de recopilación.

Cada capítulo de la obra, veinte, está dedicado a una especialidad de la ingeniería. Dentro de cada uno de ellos, las referencias se ordenan por grupos de submaterias o por tipos de documentación, aunque esta clasificación interna no me parece muy clara ni muy bien presentada. Las referencias incluyen breves explicaciones y comentarios. Hay además un exhaustivo índice final de títulos, términos y nombres…

Uno de los problemas de este tipo de guías es que, con la rapidez actual del cambio en los medios y fuentes de información, pronto quedan obsoletas, valen para tres o cuatro años. Using the engineering literature incluye datos muy recientes y actualizados, sobre recursos electrónicos, e-books, bases de datos, buscadores y sitios web. Como es de 2006, todavía nos será útil durante una temporada.

ÍNDICE:

  1. Introduction
  2. General engineering resources
  3. Aeronautical and aerospace engineering
  4. Agricultural and food engineering
  5. Architectural engineering
  6. Bioengineering
  7. Chemical engineering
  8. Civil engineering
  9. Computer engineering
  10. Electrical and electronics engineering
  11. Engineering education
  12. Environmental engineering
  13. History of engineering
  14. Industrial and manufacturing engineering
  15. Materials science and engineering
  16. Mechanical engineering
  17. Mining engineering
  18. Nuclear engineering
  19. Petroleum engineering and refining
  20. Transportation engineering

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.