Profesionales en información, 3

La educación y la enseñanza pertenecen al tipo de fenómenos por los que una nueva información (descriptiva, normativa, valorativa, técnica, etc.) queda registrada en la mente de un homosapiens. En virtud de ello, como sucede con cualquier clase de propagación y replicación de información, la educación y la enseñanza pueden ser aceleradas por unas tecnologías de la información cada vez más potentes.

Los centros y actividades de enseñanza son, por tanto, un excelente mercado para la penetración y expansión de la industria electrónica e informática. Al aprovechamiento de esta oportunidad de negocio se debe fundamentalmente el intenso desarrollo que está teniendo, y tendrá sin duda en el futuro, la tecnología educativa en las universidades y otras instituciones. 

Por otra parte, las TIC permiten superar algunas limitaciones o condicionantes (co-presencia, lentitud, motivación, pasividad del receptor, etc.), favoreciendo la productividad y el rendimiento de los sistemas de enseñanza. Con la tecnología educativa, las universidades pueden buscar mayores cotas de éxito y eficiencia en la transmisión del saber. 

Además, las universidades (y otros centros de enseñanza) ven necesario utilizar con sus estudiantes las técnicas y sistemas en los que se desenvuelve su vida cotidiana. Se intenta que la experiencia formativa no quede aislada del mundo real y cuente con el imprescindible toque de modernidad que haga atractiva la oferta educativa a la menguante clientela que cada vez se ve más a sí misma como colectivo de consumidores.

En la enseñanza superior las TICs permiten transmitir conocimiento con didácticas más activas que las tradicionales clases magistrales, generando conductas de aprendizaje, frente a la mera recepción de información. Por todo esto, la tecnología educativa está tan presente en las propuestas del Espacio Europeo de Educación Superior.

La evolución de la enseñanza universitaria va, pues, exigiendo, además de maestros, infraestructuras de la formación y el aprendizaje, recursos y medios: comunicaciones, máquinas, sistemas de enseñanza asistida por ordenador, contenidos docentes en la red, software variado, herramientas multimedia, acceso a información y documentación, instalaciones para estudiar, salas de trabajo en grupo, facilidades para el esparcimiento y la formación no reglada, etc. Es lo que frecuentemente se resume en las expresiones Centros de Recursos para el Aprendizaje, Learning Centers, etc.

Todo esto indica, creo yo, que en Universidades y otros centros similares van a ser apreciados en el porvenir como profesionales de la información los expertos en tecnología educativa y en toda clase de apoyo instrumental al proceso tecnificado de aprendizaje y enseñanza: profesionales capaces de integrar una multiplicidad de recursos en un sistema medianamente coherente y en constante cambio, al ritmo de la industria de las TIC.

Puede verse también Profesionales en información, 1, Profesionales en información, 2 y Profesionales en información, 4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: