“Entre ingenieros y ciudadanos”

  • Broncano, Fernando. Entre ingenieros y ciudadanos: filosofía de la técnica para días de democracia. Barcelona: Montesinos, 2006.

Entre ingenieros y ciudadanos es un ensayo de filosofía de la técnica. Por tal entiende su autor una rama especial de la filosofía de la acción, en la que ésta tiene una estructura intencional compleja, con un sujeto colectivo y heterogéneo. Es decir, Broncano sitúa la técnica entre las acciones intencionales.

El problema último sobre el que Broncano pretende arrojar luz es el de la tensa relación entre política democrática y desarrollo tecnológico, ciudadanos e ingenieros: praxis y techne, con categorías clásicas. Busca aclarar cómo aproximarnos al ideal de una ciencia y una técnica bien ordenadas en una sociedad bien ordenada; busca la armonía.

Broncano entiende que los ciudadanos y ciudades son realmente desde el origen seres tecno-naturales, híbridos de biología y técnica, ciborgs sustentados sobre sistemas de computación de la información (la memoria y comunicación humanas). Afirma que, puesto que la técnica supone control y planeamiento, requiere responsabilidad, como cualquier acción intencional. Sobre estas bases, cree pensable y posible el control público y deliberativo de la tecnología, contando con la implicación responsable de los ingenieros en un ágora ampliada, en una asamblea capaz de armonizar el voto ciudadano inspirado en el sentido de la justicia y el consejo experto basado en el conocimiento y la técnica.

broncano2.jpg

Entre ingenieros y ciudadanos me parece inteligente e interesante. Ofrece, además de reflexiones valiosas, una perspectiva práctica y fundamentos saludables para afrontar políticamente la ciencia y la tecnología: cómo debe ser nuestra actuación, cómo enfocar nuestra acción, nuestras decisiones, la praxis. Aboca a una filosofía política de la ciencia y la técnica, casi a un programa.

Sin embargo, creo que en cuanto a la evolución real y global de los sistemas socioculturales, las cosas no funcionan así. Creo que el mundo artificial no es el resultado de la planificación libre y responsable. Que la noción de acción intencional es demasiado parecida a la de diseño inteligente. Que la cultura y la tecnología son resultado de procesos y dinámicas informacionales no finalistas, no conscientes, no controladas ni planeadas. Que, además, la parte de biología del ciborg homosapiens impone sus decretos en forma de dinámicas ecológicas de supervivencia y acaparamiento de recursos (mercado…) Que no vale el determinismo, pero tampoco el finalismo.

Fernando Broncano, que sabe de todo esto, y su libro, que me merece admiración y respeto por sí mismo y además por ser la obra de un maestro mío, me suscitan una dolorosa pregunta, sin respuesta: ¿cuánto hemos de imaginar que las cosas no son como son para afrontar, soportar o transcender la brutalidad de lo real?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: