Internacionalizar lo nacional

La FECYT está promoviendo un plan de medidas para aumentar la visibilidad internacional de las revistas científicas españolas. Nada que objetar al respecto. Sin embargo, me parece a mí que cuando se habla de estos temas, no digo que en esta ocasión, se cae a menudo en una cierta confusión conceptual. Sería el caso de pretender hacer internacionales las revistas nacionales. Porque una cosa es el lugar en que se publican y otra la audiencia a la que se dirigen.

Dicho esquemáticamente, hay dos clases de revistas, igualmente dignas y legítimas, ninguna de las cuales vale más que la otra:

  • Las de alcance internacional sirven para la comunicación en el seno de comunidades científicas extendidas por el planeta, con miembros en muchos o todos los países. Por tanto, se publican en cualquier lugar, pero en la lingua franca actual, el inglés. Muchas revistas de ciencias físicas, naturales, medicina y tecnología son de este tipo.
  • Las de alcance nacional, regional o local sirven para la comunicacación dentro de comunidades científicas menos dispersas, concentradas en ámbitos más reducidos. Se publican en cualquier lugar y en cualquier idioma, el de la comunidad científica correspondiente. Muchas revistas de humanidades y ciencia social son así.

Las revistas internacionales seleccionan contribuciones de autores de todo el mundo, tienen comités editoriales con miembros de todo el mundo y tratan sobre asuntos que interesan a investigadores de todo el mundo. Suelen, ciertamente, publicarse más en los países que vienen dominando en el campo de la ciencia desde antiguo, desde el siglo XVII tal vez, y en los que por consiguiente ha florecido la industria de la edición científica. Por ejemplo, Holanda, y otros. Porque la edición científica, además de estar influida por los fenómenos de la globalización o de la innovación tecnológica, es expresión de una tradición científica y de la fortaleza de grupos de investigadores deseosos de dotarse de un medio de intercomunicación. Pero revistas internacionales, insisto, pueden publicarse en cualquier parte. En España, haberlas, haylas, también.

Dónde esté el servidor que aloja los contenidos digitales de una publicación internacional tiene una importancia relativa hoy en día, yo creo. Pero, desde luego, un núcleo de científicos, informalmente o como asociación, puede impulsar en cualquier país una publicación internacional. Aunque en un lugar sin tradición científica tengan que vencer, para competir en el escenario global, la inercia del pasado, el asunto depende de los investigadores, de su fuerza, ánimo y convicción.

Los poderes públicos también podrían motivar a los investigadores a publicar en revistas del país, a través de los criterios de evaluación curricular y recompensa. Pero esta forma de romper el círculo vicioso de la edicion de revistas es tramposa con el ciudadano.

2 respuestas a Internacionalizar lo nacional

  1. danntara dice:

    Hoy vi el boletín de la FECYT y me quedé con la duda… no sabía bien en que beneficiaría, a cualquier país, hacer internacionales sus revistas…
    Pero claro, siempre “suena bonito” eso de hacer más grandes las cosas, extender los dominios, tener más alcance… aunque no digamos para qué y a quiénes sirve, el “cambio de nombre”…
    (me gusta tu blog)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: