Alfin EEES; y su nombre

La sociedad de la información existe porque existen las TIC, dispositivos y herramientas electrónicas que provocan la proliferación y replicación masivas y aceleradas de la información. La hipertrofia informacional que producen las TIC es la sociedad de la información (aunque también sea la información la que ha creado las TIC, claro). En esa sobrevenida situación, es natural que la socialización de los nuevos individuos y la resocialización continuada de los no tan nuevos, necesaria a causa del propio cambio social, incluya el acostumbrarse y saberse desenvolver adecuadamente en ese océano informacional donde nos vamos sumergiendo. O sea, se vuelve preciso enseñar y aprender a nadar y a navegar por esos mares. Eso es, podríamos decir, la enseñanza o educación informacional.

La educación informacional tiene, pues, un sentido similar al de la educación ambiental o la educación vial: nuevos aprendizajes que la compleja y líquida sociedad actual hace necesarios.

Explotando la semejanza con la adquisición de la competencia lectoescritora, se habla de alfabetización informacional, ALFIN. También se utiliza esa palabra porque se importa del mundo anglosajón, de donde se trae la cosa, su nombre traducido: literacy. Pero a mí me parece que literacy y alfabetización tienen diferentes connotaciones. Alfabetización en español es el proceso por el que los analfabetos adquieren rudimentos culturales muy básicos. Pero yo no consideraría, ni quisiera llamar, analfabetos a los destinatarios de la enseñanza informacional, que no es algo tan elemental como la lectoescritura. El asunto no es, muchas veces, que esos destinatarios no sepan los mínimos de las técnicas informacionales, sino que deberían orientarse mejor con ellas, aprovecharlas de manera más reflexiva y crítica.

La educación vial es algo más que enseñar el significado de los colores de los semáforos, y la ambiental va más allá de aprender los rudimentos de la biología. La instrucción informacional, por lo dicho al principio, debería dirigirse al uso inteligente y responsable de la información, promover actitudes y pautas de comportamiento, tener una componente reguladora y no sólo instrumental: debería ser y llamarse educación.

Dicho lo cual, a pesar de la discrepancia terminológica de base, considero muy interesante y recomendable el portal Alfin EEES, que dirige María Pinto Molina. Inspirado en métodos constructivistas, organizado de manera muy clara y cuidada, me parece que Alfin EEES se caracteriza, en la práctica, por una visión amplia de la instrucción informacional, que incluye el desarrollo de habilidades intelectuales y la profundización en valores y actitudes. Una visión amplia, y no reduccionista, que se contradice con el restrictivo término alfabetización.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: