Google y los bibliotecarios

La publicación por parte de la revista Library Philosophy and Practice de un número especial, Shape Shifters: Librarians evolve Yet Again in the Age of Google, es interesante y oportuna. Según su propio editorial, escrito por Mariana Regalado, un primer grupo de artículos trata de diversas formas en que los bibliotecarios aprovechan Google para sus tareas y trabajos. Otro grupo de contribuciones muestra cómo las bibliotecas desarrollan herramientas y servicios competitivos y adaptados al mundo googleiano. El tercer tipo de artículos, de más enjundia, aborda el comportamiento de los bibliotecarios ante el cambio de hábitos informativos de sus usuarios: cómo afrontan la educación informacional y las cuestiones sobre validez y valor de la información. La autora expresa confianza en la capacidad de los bibliotecarios para sobrevivir y adaptarse a ambientes radicalmente nuevos como el que supone la época de Google, transformándose adecuadamente (shape shifters), pero manteniendo a través del cambio una misión esencial, constante y reconocible.

Supuesto que el axioma darwiniano-lampedusiano de cambiar para permanecer, es, en términos generales, inatacable, quedan aún así muchas dudas y dilemas sobre la relación de los bibliotecarios con Google y su mundo:

  • Una cuestión de grado: cuánto deben cambiar las bibliotecas y bibliotecarios para asegurar óptimas oportunidades de éxito adaptativo: ¿mutaciones radicales del genotipo, bajo el riesgo de la desnaturalización, o desarrollos graduales, fieles a la propia trayectoria pero susceptibles de quedarse cortos?
  • Un dilema comercial: las oportunidades de los bibliotecarios ¿mejoran cambiando para parecerse a Google, haciendo como hace Google, o más bien diferenciándose de Google, buscando nichos de mercado y métodos alternativos?
  • Una terrible sospecha: la frase “los bibliotecarios siempre han sabido adaptarse al cambio” suena como “los dinosaurios fueron millones de años los reyes de la naturaleza”. Todo depende de la magnitud del meteorito cataclísmico; al final pueden triunfar los roedores.
  • La fuerza de la voluntad: ¿cuánto esfuerzo y sacrificio serán capaces los bibliotecarios de poner en las futuras y dolorosas metamorfosis necesarias para sobrevivir, o renacer, frente a la dulce languidez del dejarse extinguir lentamente?
  • Y ¿qué pasa si a pesar de todo es Google el que fracasa, si se lo lleva el viento de la historia, o de la competencia, como genio de la lámpara desvanecido después de concedernos simplemente nuestros tres primeros deseos, y es sustituido por otro mutante descomunal, diferente y repentino?

Este número de Library Philosophy and Practice arroja luz sobre estas y otras cuestiones, dado que al menos se pone a reflexionar monográficamente sobre algo que es “el tema de nuestro tiempo” para los bibliotecarios, cuando se empiezan ya a cerrar bibliotecas (en EUA) y Google se ha convertido en un verbo común (en inglés).

Son muy interesantes los artículos de Mariana Regalado (sobre la autoridad de la información en los procesos de aprendizaje y la función del bibliotecario); de Genevieve Williams (Google como aliado incómodo de los bibliotecarios: la evaluación de la información y los problemas de la educación informacional); y de Steven Ovadia (sobre la autoridad de la información que se construye socialmente mediante vínculos, votos, consultas…).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: