La tecnología y Prometeo

  • Scruton, Roger (2007). The trouble with knowledge. Technology review, May/June, 110(3). 

Roger Scruton, un filósofo británico de filiación conservadora, escribe en este artículo sobre la relación entre la naturaleza humana y la tecnología y sobre las implicaciones morales de dicha relación, contraponiendo la moral del Yo a la del Nosotros, y la hybris a la piedad o al taboo. En su discusión invoca paradigmas literarios como Brave new world de Aldoux Huxley y Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley.

Scruton sostiene que las tecnologías que alteran radicalmente la naturaleza humana, como la biotecnología y la biomedicina, parecen romper con las categorías y principios morales, los puntos fijos desde los que se juzga y valora, que están vinculados a dicha naturaleza humana, antaño algo estable. ¿Podría esto llegar a impedir distinguir el bien del mal, al disolverse los criterios desde los que se practica el razonamiento moral? Scruton cree que no, que la libertad es el único punto fijo de la naturaleza humana, y que a pesar de los riesgos, incluso en un futuro posthumano, permanecerá la libertad individual de elegir y tomar decisiones responsables, conscientes y razonadas, y por tanto morales.

Después de leer este espaldarazo conservador a la tecnología, a mí se me ocurre lo siguiente:

  • La idea de que el rápido e intenso cambio tecnológico desborda la capacidad social de ordenar y regular las conductas y la convivencia es antigua, y resulta una evidencia que flota en el ambiente.
  • La naturaleza humana existe, pero más que un punto fijo, es plástica y cambiante, una mezcla de artificio y biología (un ciborg), así que las mutaciones morales son naturales, aunque es cierto que ahora se aceleran.
  • De la experiencia subjetiva de la libertad de elección no se puede deducir como propiedad emergente, de la sociedad o de la especie, la libertad colectiva para decidir o dirigir conscientemente el progreso, la evolución o la tecnología.
  • Por la configuración biológica de su sistema neuronal, los homosapiens son animales informacionales, abocados a que el conocimiento se produzca y se propague en ellos, y por tanto no pueden escapar a su destino prometeico (o frankensteiniano).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: