Peter Norvig, de Google

En la breve entrevista (muy comentada) que han hecho en Technology Review ( Jan/Feb, 2008 ) a Peter Norvig, director de investigación de Google, sobre la evolución de la búsqueda en la Web, Norvig responde que desde que se incorporó a la compañía en 2001 hay mil veces más información y mucho más variada en cuanto a formatos (video, fotos, blogs, etc., no sólo páginas web); y que se busca información más actual, renovada de forma muy rápida; pero admite que Google sigue siendo muy preciso en los resultados, lo que evalúan a través de diversos procedimientos. También explica que de cara al futuro están intentado mejorar la capacidad de Google para interpretar la construcción de frases, sinónimos, homónimos, etc. en las búsquedas; que desean además integrar la recuperación de contenidos diferentes (imágenes, páginas web, etc.), ahora separada; y que otra línea de progreso es la personalización de la búsqueda, la adaptación al usuario individual y sus necesidades o perfiles de interés.

Cosas que se me ocurren:

  1. La aparición de una industria de la búsqueda, como servicio tecnológico en abstracto, sin contenidos propios, una industria a gran escala, que cotiza en bolsa, ha sido algo espectacular, un indicio del profundo cambio que vivimos. Lo han señalado diversos autores, pero no deja de causar admiración: con Google la actividad de orientar el macrotráfico informacional se industrializa en forma de negocio global, lo que a su vez estimula más el intercambio y los negocios… (Google, Microsoft, Yahoo, etc.)
  2. La cantidad se nota y por buenos que sean los sistemas de ranking, cuando la máquina de buscar es única y general y los contenidos en que se busca no están limitados, es imposible que la calidad de la recuperación no se resienta. Norvig juega con la ambigüedad entre localizar items concretos (al estilo “páginas blancas”), cosa que Google hace bien porque sube arriba los más probables, y reunir items que comparten un rasgo o tema (al estilo “páginas amarillas”), cosa harto más complicada y cada vez más difícil (por no hablar de la calidad propia de los resultados).
  3. La hegemonía sociocultural de Google (o posibles equivalentes) podría hacer de su “calidad y precisión” un pronóstico autocumplido, al fomentar la sensación de que lo que no se encuentra en Google no existe. Si, en el extremo, nos acostumbrásemos a vivir en un mundo limitado, digamos, a los 30 primeros resultados del buscador, su precisión sería perfecta. (Ver Un alegato contra Google).
  4. Aunque Norvig promete integración para el futuro, el camino de Google en estos diez años hacia la gestión de la información mundial, para hacerla localizable y accesible, ha sido un camino de diversificación de productos, de modularización y fragmentación de servicios, justo lo contrario.
  5. De hecho, siempre me ha parecido que tan rápido como se desarrollan las tecnologías de control, búsqueda y recuperación de la información, crecen las de reproducción, intercambio, difusión y propagación, porque son las mismas: siempre hay un equilibrio inestable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: