Contagio y educación (2)

La sociedad de la información aparece cuando las tecnologías electrónicas provocan rápidos flujos y masiva proliferación y recombinación de información, que acelera todos los procesos sociales. Se trata de un fenómeno natural de aumento de la densidad informacional, que prolonga en el ámbito sociocultural la organización biológica basada en códigos genéticos (El continuo informacional).

El resultado es que la información, sustentada electrónicamente, envuelve a los homosapiens. Las potentes dinámicas informacionales que se generan ponen de manifiesto el papel de la información como sujeto impulsor de los cambios y la evolución social (Hipótesis sobre la información).

En particular, con las TIC se multiplica el contagio viral de la información: formas simples y automatizadas de transferencia informativa, de aprendizaje colectivo y de generación replicativa de conocimiento social. Estos fenómenos de contagio tienen lugar dentro de una simbiosis homosapiens-máquina, en la que los individuos-sujeto y la sociedad-sujeto pierden relevancia frente a la inteligencia compartida en red. En estas formas de conocimiento, los individuos aportan poco de su parte a la formación del saber, son más bien nodos por los que fluye la información colectiva.

La intervención educativa, en cualquiera de las dos versiones descritas en Contagio y educación (1), ha estado basada en el papel activo de la sociedad (educador) o del individuo (educando) como sujetos agentes de un aprendizaje formal y estructurado. Si los individuos se forman ahora predominante y tempranamente por impregnación e inmersión difusas en una red de inteligencia tecnosocial, los especialistas en diseño curricular lo tienen difícil. Tanto el poder socializador de la educación como la autonomía reflexiva del individuo están en cuestión frente a la avalancha informacional.

Por otra parte, ya puestos en pesimista a inventariar riesgos, un exceso de contagio viral no sólo cuestiona la educación tradicional:

  • La inmersión semiinconsciente de los individuos en los impetuosos circuitos y mercados de la información, de las industrias y economía de la información, puede convertirlos en esclavos consumidores, alienados en un entramado que les absorbe sin mediaciones reflexivas. 
  • La conexión automática de los individuos a los potentes sistemas de replicación de la información, puede también convertirlos en nodos intelectualmente pasivos, en meros reproductores digitales de contenidos, enganchados al poder inmenso de la red simbiótica de conocimiento externalizado.

Claro, todo esto son riesgos (relativamente) si especulamos sub specie humanitatis, porque mirando el asunto en cuanto polvo de estrellas el orden cósmico no se verá afectado para nada.

Una respuesta a Contagio y educación (2)

  1. wfosbery dice:

    Joer… ¿Y cómo no voy a ser un mero reproductor digital de contenido si no se me ocurre mejor forma de contar lo que has contado? Ole chaval… no pares, sigue, sigue…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: