La ciencia durante el Gótico

29 abril 2008

En un artículo reciente de Nature (*), Philip Ball presenta y anticipa algunas de las conclusiones de su inminente libro, Universe of Stone: Chartres Cathedral and the Triumph of Medieval Mind (**), que también anuncia en su página web. En él descubre a quienes lo desconocieran que los principios de la racionalidad científica europea característicos de la época barroca no están ausentes en tiempos ya del Gótico, desde el siglo XIII, y que por tanto no sólo estuvieron aisladamente prefigurados en la ciencia grecolatina.

Catedral de Chartres, por Atlant, Wikimedia Commons

Catedral de Chartres, por Atlant, Wikimedia Commons

En Universe of Stone, Philip Ball estudia el origen y desarrollo del Gótico a través de la Catedral de Chartres, icono del estilo y ejemplo de la nueva época. Su arquitectura se caracteriza por enormes estructuras jerárquicas basadas en la simetría y la proporción, pura racionalidad en piedra y cristal que parece reflejar confianza en el orden cósmico: la organización y geometría de la construcción corresponde a la creencia en un universo armonioso, ordenado y previsible. Es un desarrollo técnico e intelectual que rompe con la tradición, que expresa una diferente visión de Dios, del mundo y del hombre.

Según Philip Ball, la recuperación de textos clásicos griegos a través del mundo árabe en las décadas anteriores (gracias en buena medida a las relaciones culturales en la España cristiano-musulmana, añado) revitalizó el pensamiento europeo, provocó un renacimiento. Se abrió paso una Razón con cierta autonomía de la Fe, y se consolidó la noción de un universo gobernado por leyes accesibles a la comprensión humana, precondición de la ciencia. No sin oposición, controversias y condenas, muchos eruditos desarrollaron un talante inquisitivo y racionalista, y miraron e investigaron la naturaleza como un perfecto mecanismo creado por Dios para funcionar regularmente, sin su intervención constante. Así sucedió en la propia Escuela de Chartres, y después a lo largo de toda la época gótica (Alberto Magno, Roger Bacon, Buridan, Oresme, etc.)

No he leído el libro, pero me parece muy interesante que insista en combatir el resistente tópico de que antes del Renacimiento era el caos y las tinieblas y desde Galileo triunfó esplendorosa la luz de la Razón. Está bien que de a conocer en muchos sectores donde reina un adanismo ignorante que los medievales no eran unos supersticiosos necios. Está bien criticar todas las supersticiones.

El “espíritu científico” no da saltos, aunque haya habido épocas más y menos propicias o exitosas en los procesos de depuración y decantación de la información sobre la realidad. Las discontinuidades dependen sobre todo de los medios técnicos, tecnológicos y documentales con los que el conocimiento científico se produce y reproduce: el alfabeto fonético griego, las bibliotecas helenísticas, la imprenta, etc. En la época gótica es la recuperación de los textos clásicos traducidos del árabe lo que da un impulso a la generación de información científica.

(*)  Ball, Philip. Triumph of the medieval mind. Nature, 452(7189):816-818

(**)  Ball, Philip. Universe of Stone: Chartres Cathedral and the Triumph of the Medieval Mind. Bodley Head, 2008.


Project Euclid, nuevo impulso

26 abril 2008

Project Euclid es un servicio de agregación y distribución online de publicaciones científicas pertenecientes al campo de las matemáticas puras y aplicadas y la estadística, que funciona desde 2003. Incluye contenidos de pequeños editores, generalmente instituciones o departamentos académicos. Funciona bajo los auspicios de algunas asociaciones científicas: AMS, SIAM, European Mathematical Society y American Statistical Association. Pero cuenta con mecenazgo privado y es gestionado por un operador de prestigio, la Cornell University Library, que también mantiene el repositorio de física arXiv.

Actualmente, Project Euclid distribuye alrededor de 55 revistas electrónicas de unas 30 editoriales. De estas revistas, 11 títulos son de acceso por suscripción, 13 de acceso abierto y 30 de acceso parcialmente abierto. La cobertura temporal de las revistas presentes es muy variable, va desde los últimos años a varias, e incluso muchas, décadas, en algunos títulos. Hay dos revistas publicadas en España: Revista Matemática Iberoamericana y Publicacions Matemàtiques. En total, se habla de unos 90.000 artículos, un 75% de los cuales en acceso abierto. Además aparecen una serie de proceedings y tres series de monografías, con unos 60 volúmenes en total. Los procedimientos de suscripción son muy flexibles.

En Project Euclid las facilidades de búsqueda de los documentos son bastante notables, incluyendo la recuperación por texto íntegro. Las referencias completas de los documentos ofrecen hipervínculos que enlazan con las correspondientes en las bases de datos de Mathematical Reviews (MathSciNet) y Zentralblatt Math. También presentan las referencias citadas en el documento, con enlaces asimismo a dichas bases de datos y a las fuentes de los textos completos (DOI, URL). Además, proporcionan los códigos de la clasificación AMS, palabras clave, etc. A su vez, los contenidos de Project Euclid  son accesibles desde MathSciNet, OAIster, Scirus, otros editores, etc. Admite conexión de referencias mediante CrossRef y recolección de metadatos OAI.

Project Euclid es un sistema muy organizado y eficaz, una auténtica biblioteca de matemáticas, bien integrada en los circuitos de control de la literatura matemática internacional. Reúne de manera cooperativa a pequeños editores y revistas independientes, aumentando su proyección… Sin embargo, sus promotores no se conforman, creen que debe recibir un impulso mayor desde el punto de vista de su alcance público, de su difusión efectiva entre los matemáticos y científicos.

En efecto, la noticia reciente es que Cornell University Library y Duke University Press han firmado un acuerdo para gestionar de manera conjunta Project Euclid. Mientras que la biblioteca continuará encargándose de la infraestructura tecnológica, del archivo y acceso a los contenidos, la editorial universitaria asume tareas de marketing, promoción comercial, gestión de suscripciones, etc., con el objetivo de extender la base de suscriptores y usuarios, de aumentar la visibilidad global de la plataforma.


SINC, actualidad científica

21 abril 2008

El panorama de los sitios web relacionados con I+D+I en España cambia con frecuencia, sobre todo en la administración pública. Hay que anotar, al menos, que ha desaparecido el portal Tecnociencia y se han creado la Oficina Europea MEC, el Servicio de Información y Noticias Científicas y la Red de Unidades de Cultura Científica. Dado que, como cada cuatro años, cambie o no el partido gobernante, se acaba de reestructurar la configuración ministerial de la política científica, tal vez haya pronto más novedades en este terreno.

El Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), de la FECYT, lleva funcionando algunos meses y es una plataforma “para gestionar y producir contenidos informativos de actualidad científica destinados a los medios de comunicación, a la comunidad científica y a la propia ciudadanía”; “tiene una vocación de servicio público y se sustenta sobre una herramienta en software libre”. 

La finalidad esencial de SINC es dar a conocer el resultado del trabajo de los investigadores españoles, dentro del país o en el extranjero. Cuenta con una parte de contenidos abiertos al público en general y otra de acceso controlado para periodistas y profesionales que trabajan en el sector de la comunicación y divulgación científicas. Como sitio web, SINC tiene unas funciones claramente definidas y es sencillo de utilizar y consultar, a diferencia de como era el portal Tecnociencia.

La Red de Unidades de Cultura Científica, también de la FECYT, coordina unas cincuenta oficinas o dependencias de difusión de la cultura científica en los organismos de investigación españoles, que actúan como mediadoras entre los centros de I+D y la sociedad, promoviendo el conocimiento de la ciencia y la tecnología entre los jóvenes y los adultos. Su web es un pequeño sitio informativo sobre la red, sus miembros, actividades y recursos.

Ambas iniciativas o servicios atienden a la comunicación científica [2], o a algunos de los temas incluidos en la agenda de relaciones ciencia – sociedad. Sumariamente dicho, se trata de establecer mediaciones que, de forma ambivalente, (i) fortalezcan la conformidad social (apoyo, legitimidad, consenso) con el liderazgo histórico de la tecnociencia y su despliegue industrial, y (ii) mejoren la capacidad de evaluación social (control, discernimiento crítico) de las opciones científico-técnicas y, por ende, económico-industriales, culturales, morales, etc.


ChemSpider, búsqueda química

19 abril 2008

ChemSpider es un buscador especializado en información química que lleva funcionando algo más de un año. Su finalidad declarada es reunir e indizar estructuras químicas y su información asociada en un único repositorio donde todo el mundo pueda buscar y acceder a los datos sin tener que pagar (hacia la Open Chemistry).

ChemSpider proporciona información sobre más de diez millones de sustancias químicas, procedente de cerca de cien fuentes de datos químicos muy diferentes, como bases de datos públicas o comerciales, achivos ambientales, toxicológicos o analíticos, catálogos de proveedores industriales, etc. También admite contenidos aportados por los usuarios. Incluye muchos datos propios, residentes, de cada sustancia, pero también muestra enlaces profundos a los registros de fuentes de datos externas (en algunos casos, de pago), para ampliar la información.

En ChemSpider se pueden buscar las sustancias por sus diversas denominaciones, por código SMILES, cadenas InCHI, número Registry, molfiles, o dibujando estructuras mediante un applet o un software que se facilita. La búsqueda estructural permite recuperar por estructuras y subestructuras, exactas o similares. El sistema ofrece otras formas de consulta: por propiedades de las sustancias, por elementos químicos presentes y ausentes en las moléculas, por fuentes de datos, por valores de descriptores moleculares LASSO (Ligand Activity by Surface Similarity Order). Existe también una prestación integrada de búsqueda avanzada y otra de historial de búsquedas realizadas.

Además, ChemSpider facilita información bibliográfica (y textos íntegros) mediante dos opciones: Literature search (que corresponde al buscador ChemRefer), con la que se consultan diversas revistas y colecciones de revistas electrónicas, incluyendo PubMed Central, y NCBI Entrez Search, que directamente rastrea sólo PubMed. El sistema de búsqueda bibliográfica es algo rudimentario, no obstante.

Aparte de las búsquedas, ChemSpider dispone de un menú de servicios donde se facilita la conversión entre métodos de identificación de sustancias (códigos, nombres, estructuras…), y el cálculo o predicción de propiedades moleculares en relación con las estructuras químicas, etc.

ChemSpider cuenta con una serie de blogs asociados (Open Chemistry Web, ChemSpider Blog, etc.), que cumplen una función informativa y de apoyo en la promoción de la Open Chemistry.

ChemSpider resulta una potente instrumento de rastreo de información química en Internet, un interesante punto de acceso común a datos moleculares disponibles en la Red. Con la filosofía del motor de búsqueda especializado, aporta además valor añadido al ofrecer contenidos y herramientas de cálculo propias. Está en la línea de eMolecules, pero con más contenidos residentes y con una orientación más científica y menos dirigida a los catálogos industriales. En este sentido, ChemSpider se parece más a ChemFinder, aunque tiene lógicamente una carácter más abierto, con menos restricciones que éste, que es la versión gratuita de un sistema comercial.

P.S. 13-05-08: Con el título “Chemists spin a web of data”, se publica una noticia sobre el tema en la revista Nature, 453(7192):139, del 8 de mayo de 2008.


El caso de Hindawi Publishing

14 abril 2008

Me llama la atención Hindawi Publishing porque se trata de una editorial científica comercial que en pocos años ha transformado completamente su modelo de negocio y ha pasado de funcionar bajo el sistema “lector paga” a hacerlo bajo el de “autor paga”. Ahora facilita de manera abierta todos sus contenidos en Internet.

Hindawi es una empresa egipcia, radicada en El Cairo y con sede también en Nueva York, que se dedica a la publicación en ciencia, tecnología y medicina (STM). Se fundó en 1997 y ha crecido con una enorme rapidez, editando revistas nuevas y haciéndose cargo de otras ya existentes. Hoy es responsable de más de 100 publicaciones arbitradas, de todas las materias, con un cierto predominio de la ingeniería. Nueve de los títulos tienen factor de impacto JCR y otros ocho está previsto según la compañía que se indicen en Web of Science este año y el próximo. Hindawi publica algunas de las revistas en colaboración con asociaciones científicas y también tiene dos series de libros. Su política y su desarrollo han sido muy enérgicos.

A comienzos de 2007 Hindawi anunció la conversión de todas sus revistas al modelo de O.A., proceso que había comenzado en 2005, con revistas nuevas o consolidadas. Los artículos se publican sobre la base de una licencia Creative Commons, reteniendo los autores el copyright. Los precios que los investigadores pagan por artículo varían con la revista pero son en general baratos, situándose en una media de 475 €, frente a los 2.000 € que puede significar publicar en O.A. con otros editores. Los gestores de Hindawi reconocen que un entorno social de costes laborales bajos es una de sus fortalezas.

A finales de 2007, Hindawi ha empezado incluso a exportar su modelo a través de un acuerdo con SAGE para crear una plataforma conjunta de edición de revistas científicas O.A., que aún no ha lanzado productos. Pero el catálogo de SAGE incluye 485 títulos…

Hindawi es una compañía joven y relativamente pequeña, adaptable, lo que facilita el cambio al modelo O.A. Pero la empresa no nació con esa filosofía, y algunas revistas no eran títulos nuevos. Ciertamente se trata de una reconversión, que además se ha gestionado como componente o instrumento de un proceso de expansión: de hecho, el crecimiento del catálogo de revistas de Hindawi se ha acelerado con el acceso abierto. Sin duda, en todo esto, es un caso único.

Los gestores de Hindawi explican (Going all the way… [pdf]) que las suscripciones en forma de big deal tienden a agotar el presupuesto de las instituciones y bibliotecas y oscurecen o no dejan hueco a pequeños editores y revistas jóvenes o periféricos. Para desarrollarse, Hindawi tuvo, pues, que apelar a los autores directamente como sustento de su empresa. De este modo, el cambio de modelo de negocio aparece como resultado de una estrategia comercial, más que de una convicción ideológica.

La orientación activa y decidida por parte de editores comerciales O.A. hacia un mercado de autores clientes del proceso editorial podría abrir a medio plazo algunos interrogantes sobre la independencia de la evaluación y arbitraje científicos, no obstante. ¿Un sistema muy volcado hacia la publicación a demanda del autor sería un flanco débil del O.A., o estaríamos sólo ante un nicho del mercado editorial?

Una reflexión colateral: tal vez Hindawi pueda ser interesante para quienes en España anhelan una importante industria nacional de revistas internacionales, un ejemplo de cómo en diez años se edifica una potente editorial en un país alejado de los grandes circuitos científicos.


Linus Pauling, desde la base

10 abril 2008

Entre los científicos que más han aportado para comprender el funcionamiento de la naturaleza, generando nuevo conocimiento más fiable a partir de teorías recién recibidas y gracias a su creatividad y capacidad inquisitiva, destaca Linus Pauling (1901-1994).

Nacido en E.U.A., pero discípulo de grandes maestros europeos (Sommerfeld, Bohr, Schrödinger), Pauling quizá fue fundamentalmente químico, pero trabajó en la encrucijada de la física cuántica y de la biología molecular, de la que es considerado uno de los fundadores. Intervino también no obstante en otras disciplinas, desde la medicina a la psicología o la metalurgia, con un talante enciclopédico digno de los grandes sabios de otras épocas. Recibió el premio Nobel de Química en 1954 y el de la Paz en 1962, por su activismo contra las guerras y el armamento nuclear, que lo movió también a salir de laboratorios falsamente “neutrales” ante los dilemas sociopolíticos.

Las aportaciones más relevantes de Linus Pauling fueron su teoría del enlace químico y su programa de análisis estructural de las macromoléculas biológicas.

  • En su célebre obra The nature of the chemical bond (1939) explicó en profundidad los enlaces químicos entre átomos y, por tanto, la estructura de las moléculas y sistemas cristalinos, y las propiedades resultantes de las sustancias, sobre la base firme y cuantitativa de la mecánica cuántica recién formulada, impulsando de forma decisiva la química cuántica.
  • En cuanto a sus hallazgos en el nacimiento de la biología molecular, aplicando las técnicas de la difracción de rayos X, determinó la estructura molecular de diferentes proteínas y estableció el modelo básico de grandes cadenas polipéptidas enrrolladas una en otra a modo de hélice, noción que abrió paso claramente a la hélice de DNA, de la que estuvo muy próximo.

Parece que suele decirse que Pauling redujo la química a la física, lo cual seguramente no es más que una manera de hablar y de hacer frases. Tal vez sí pueda afirmarse que explicó lo complejo a partir de sus componentes más simples, de manera matemáticamente precisa, todo lo cual es característico de la tradición científica y sirve para entender, calcular y predecir. Las propiedades, el comportamiento y los cambios de los cuerpos sólidos y demás sustancias dependen de la configuración de sus moléculas o redes de átomos, y por tanto de cómo éstos están enlazados. Pauling dio grandes pasos en la ciencia de las moléculas y por consiguiente en la comprensión de cómo se construye la realidad desde abajo.


“Digital literacies for learning”

8 abril 2008

Digital literacies for learning es una interesante y variada compilación de textos sobre las literacies y la educación en la era digital. Me han gustado sobre todo los artículos de la primera parte, que reflexionan sobre el concepto y las clases de literacy (no osaré traducir).

Pueden leerse reseñas sobre la obra en Ariadne Magazine, Internet Resources Newsletter, Library and Inform. Research [pdf] y The Knowledge Tree

Lo que más me ha convencido de “Digital literacies…”:

  • Tanto pluralismo: en realidad existe un ramillete de literacies (digital, informativa, tecnológica, informática, mediática, visual, académica, etc.), que coinciden en el empleo de capacidades crítico-reflexivas, aunque sobre diferentes campos.
  • Una definición general, basada en el texto de Warlick: Literacy comprende las habilidades informacionales esenciales para que cada individuo se desarrolle y alcance sus fines dentro del ambiente informacional propio de la sociedad en que vive.
  • En esta línea (Bélisle, Martin, Kope), la digital literacy en general se necesita como un fortalecimiento para la era y sociedad de la información: dominar las técnicas del conocimiento digital y además contar con un conjunto de actitudes, competencias y estrategias intelectuales imprescindibles, que trascienden la tecnología …
  • Un esquema de la revolución del conocimiento digital (Bélisle), con tres aspectos: procesamiento basado en herramientas tecnológicas, múltiples sistemas de representación de la información y nuevas formas de legitimación del saber.
  • La descripción de la literacy de nuestra época que hace Warlick, como extensión de las capacidades tradicionales: lectura (buscar, decodificar, evaluar y organizar la información para desvelar la verdad), aritmética (procesar y utilizar con tecnología la información digitalmente registrada) y escritura (comunicar convincentemente en múltiples medios y formatos), todo ello haciendo un uso ético de la información.

Lo que menos me ha convencido de “Digital Literacies…”:

  • Después de leerlo, queda la sensación de que hay muchos problemas pero en realidad pocas soluciones eficaces, que más bien reina la confusión, el bienintencionado y apresurado deseo de ir improvisando detrás de la tecnología para poner orden.
  • Se echa de menos una explicación o interpretación sólida y general de lo que está ocurriendo con la era digital, del porqué de los cambios, de las apariencias, de los fenómenos. Quizá algo más que psicología, antropología y pedagogía.

Corolario:

Las habilidades digitales, de hecho, se están propagando rápida y masivamente, a favor de los intereses industriales, incluso aunque sólo sea por imitación, impregnación o contagio. Cuando se habla de una intervención educativa en materia de digital literacy o de information literacy, etc., que refuerce las destrezas intelectuales, el pensamiento crítico, la capacidad reflexiva y analítica de los nativos digitales, lo que se intenta es contrarrestar las tendencias dominantes de la revolución en marcha, ¿no?