Scopus y su propio impacto

Scopus, la base de datos multidisciplinar del grupo Elsevier, no para. Después de desarrollar el sistema de identificación y búsqueda por autores y dos meses más tarde de incorporar el de instituciones (Affiliation Search) acaba de poner en marcha una herramienta de información sobre la productividad y repercusión científicas de las revistas: el módulo Analytics o Journal Analyzer.

Es una prestación bastante sencilla, que permite conocer la evolución del número de artículos publicados, citas recibidas y el cociente entre citas y artículos (Trend line) de una revista en cada año, desde 1996. La información se visualiza, además, mediante un gráfico y se puede comparar de forma simultánea la trayectoria de hasta diez títulos. Los datos se actualizan cada dos meses.

No cabe duda que Scopus es impactante, porque realiza con rapidez y agilidad cambios y mejoras que captan la atención, golpeando a su rival ISI Web of Knowledge con dosificada regularidad. El funcionamiento y manejo de Scopus es además amigable, práctico y cómodo. Habrá que dejar a análisis más expertos, sin embargo, la valoración de la calidad y fiabilidad de algunos desarrollos. Así, por ejemplo, me gustaría ver opiniones más solventes sobre el indicador Trend line, como cociente entre el total de citas recibidas en un año dado por todos los artículos de la revista, de cualquier fecha, y los artículos publicados ese año. A mí no me entusiasma.

Por otra parte, con los datos de Scopus, ningún análisis métrico mejor, por supuesto, que el que ofrece SCImago Journal & Country Rank, y no creo que sea fácil superarlo. Además de proporcionar una inmensa cantidad de datos de manera muy fácil, permite comparar hasta cuatro revistas en trece parámetros diferentes.

El caso es que Elsevier parece decidido a no quedarse sólo como el principal agente en la comunicación de información científica primaria, sino también a imponer su liderazgo en el control de la información referencial, en las herramientas de búsqueda de la documentación científica, y en el campo de la métrica de la actividad investigadora. Unas y otras líneas de trabajo crean sinergias que fortalecen su posición frente a los rivales y frente al empuje del acceso abierto.

2 respuestas a Scopus y su propio impacto

  1. El único pero al SCImago Journal & Country Rank es uno parecido al que recientemente se le hacía al JCR: Show me the data. Pero en el caso de SCImago da lo mismo que te enseñen los datos, porque es imposible que uno pueda reproducir los cálculos, con lo que sólo le queda creerse que los datos son ciertos (y uno no podrá hacerse una idea aproximada de los valores de una revista no indizada en Scopus). Por lo demás me parece una herramienta amigable, abierta, dinámica…

  2. De acuerdo, eso es verdad.
    Aparte, lo que me intriga son las “relaciones de pareja” entre SJR y Scopus… Porque SJR es abierto, porque contiene eficazmente un montón de datos útiles extraídos de Scopus que Scopus podría explotar… Yo pensé inicialmente que Scopus no pensaba entrar en análisis métricos, pero ahora veo que sí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: