ALFIN debe ser especializada

“Transversal” es una palabra que cotiza fuerte en los mercados terminológicos, un vocablo afortunado dentro de los neolenguajes al uso, en el campo de la educación como en otros. A mí me parece, sin embargo, que en educación lo transversal siempre corre serios riesgos de quedarse en superficial (a veces de forma deliberada, claro). Algo así como del departamento de barnices y tinturas, o de esos mostradores donde envuelven los regalos de Navidad y Reyes en los centros comerciales.

Creo que este peligro de superficialidad decorativa también existe en la educación informacional (más conocida como ALFIN, alfabetización informacional) cuando se plantea demasiado transversalmente. Al menos en las universidades, pienso, la educación informacional debe ser especializada, adaptada a cada titulación o plan de estudios. (Y en buena medida, presencial, aunque ese sea otro tema).

  • A poco que consigan organizarse, las universidades van a seguir formando graduados en titulaciones específicas, al margen de cómo lo hagan y cuántas sean éstas. Una educación informacional que pretenda incidir de verdad, en serio, en la cualificación de los estudiantes y egresados de las aulas ha de estar pensada para el grupo de alumnos, perfil profesional y disciplina científica particulares. Ha de operar sobre cada uno de los tipos de “producto” educativo que la universidad fabrica, más que darles un ligero toque familiar a todos ellos.
  • Aunque se habla mucho (¿demasiado?) de competencias genéricas y transversales, y aunque por supuesto hay elementos estructurales y objetivos comunes a cualquier formación informacional, a la hora de la verdad, los estudiantes y futuros titulados en Agronomía necesitarán y agradecerán fortalecer su competencia informacional en cuanto agronomistas. De una manera flexible y abierta al complejo y líquido mundo informacional, pero desde la perspectiva de la profesión que estudian, para que tenga anclaje con lo que aprenden y visos de utilidad.

Todo esto, dando por supuesto que sea necesaria una activa intervención educativa en este terreno de lo informacional. En realidad, las habilidades tecnológicas básicas para sobrevivir en el mundo se adquieren por impregnación comercial y contagio entre pares, no hace falta enseñarlas. El mundo humano puede, a diario lo demuestra, desarrollarse perfectamente como una inteligencia de enjambre. Una educación informacional, preferiblemente especializada, tiene sentido para contrarrestar las tendencias dominantes, promoviendo ideales antiguos: la autonomía crítica del individuo, su capacidad para emanciparse, mediante la reflexión inteligente, de la inmediatez de los flujos de producción/consumo y replicación informacional… Pero no es imprescindible para sobrevivir y reproducirse.

(Ver también: “Digital literacies for learning”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: