Springer y BioMed Central

La adquisición de BioMed Central, editora comercial de publicaciones científicas en régimen de acceso abierto, por parte de la gran empresa editorial Springer es una noticia impactante. Podríamos decir, incluso, que es divertida, porque nos rompe los esquemas y porque se abre a un juego de diversas interpretaciones o significados.
  • Un mal pensamiento inicial podría atribuir esta compra a un deseo de liquidar un pequeño enemigo incómodo, para absorber sus potencialidades, antes de que crezca más, al estilo de Microsoft. Aparentemente, diríase que no es el caso, que no se trata de un “abrazo del oso”, de una fagocitosis del virus del O.A.
  • La compraventa, entonces, ¿significa de algún modo que el editor convencional da la razón al de acceso abierto y que éste entra plenamente en el corazón de la edición científica o que más bien el de acceso abierto se rinde y disuelve ante aquél? Creo que sólo el tiempo despejará la ambigüedad.
  • Algunos dicen que este respaldo de un editor potente demuestra que el acceso abierto es un modelo de negocio sostenible. Pero ¿sostenible sin más o dentro de un negocio mayor porque no se sostiene solo pero es parte del marketing mix? Literalmente, el CEO de Springer afirma: “…we see open access publishing as a sustainable part of STM publishing and not as an ideological crusade”.
  • Sea como fuere, de hecho, acceso abierto y acceso de pago van a ser dos unidades de negocio de una misma empresa, y por tanto aparecen como formas compatibles e integradas de hacer dinero por parte de la misma dirección estratégica, no como dos culturas de trabajo contrapuestas.
  • Springer ya ha sido diligente con el mecanismo Open Choice (artículos en acceso abierto sufragados por el autor) y ahora da otra prueba de reflejos. Tal vez camina hacia el acceso abierto integral. Tal vez, si es menester adaptarse a la sensibilidad de los clientes.
  • Lo único claro es que Springer se ha situado, o sea, se queda con todas las cartas en la mano. No sólo incorpora contenidos y mercados del sector “bio”, sino que se coloca el label “pro-O.A.” y amplía su capacidad de maniobra para tomar cualquier dirección que convenga en el futuro.
  • Lo que Derk Haank (el CEO de Springer) se atreve a hacer es probable que tenga seguidores. Tal vez bastantes editores se encarguen a la vez de O.A. y T.A. (Toll Access), en proporciones variables. Alguna broma he leído por ahí de que lo próximo será que Elsevier compre PLoS, con lo que el O.A. terminaría de consolidarse.

Creo, por tanto, que la operación es hábilmente ambigua, propia por su carácter, y no por su tamaño, de los grandes movimientos estratégicos. Y que revela, además, una cierta homología subyacente entre los modelos “autor-paga” y “lector-paga” de publicación científica formal (¿segmentación por selectividad?)

Para acceder a más información o comentarios:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: