Claude Shannon e Información

5 abril 2009

Otra figura a la que se debe reconocer que ha ampliado de manera significativa nuestra comprensión del mundo es Claude E. Shannon. También ha contribuido a transformarlo notablemente, desde luego, al menos los sistemas socioculturales, la vida de nuestra especie.

Claude Elwood Shannon (1916-2001) fue un ingeniero y matemático norteamericano que vivió plenamente el siglo XX. Estuvo vinculado a lo largo de su vida a instituciones y personas de la mayor relevancia científica: el M.I.T., Princeton, los Bell Laboratories, Vannevar Bush, Hermann Weyl, von Neuman, Alan Turing, etc. Su trayectoria intelectual arranca del temprano estudio del Álgebra de Boole, que empezó por aplicar a la Genética y, por supuesto, a la Electrónica.

Aunque fue un entusiasta constructor de artefactos, la transcendencia de Shannon está en sus aportaciones teóricas. Gracias a la lógica booleana impulsó la digitalización, el desarrollo de los códigos, circuitos y máquinas digitales. Y con su Teoría Matemática de la Comunicación (1948) fundó la Teoría de la información, rama de la Matemática aplicada que estudia cómo se comporta, las reglas según las cuales se maneja, representa, comunica y procesa la información.

Su trabajo hizo posible definir la información en términos matemática y operacionalmente precisos, medir su cantidad (bits) en diversos sectores y disciplinas, así como mejorar de forma drástica las técnicas para su transmisión y tratamiento. Convirtió la información en una entidad concreta y general, en una mercancía universal tratable de manera industrial. En una palabra, permitió construir las actuales tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs).

Shannon introdujo, además, en su Teoría de la información, por analogía con la Termodinámica, un concepto de entropía que ha establecido una fecunda conexión intelectual, a través de nociones matemáticas y probabilísticas, entre las ideas de organización de los sistemas físicos y de cantidad de información.

Podría decirse por eso que, por un lado, Shannon, con su Teoría de la información, puso las bases conceptuales y matemáticas para el desarrollo de la sociedad de la información industrializada en la segunda mitad del siglo XX. O sea, que transformó el mundo, más que muchos otros científicos e intelectuales (y sea para bien, o para mal…)

Y, por otro lado, pero inseparablemente, su Teoría de la información nos permite comprender el mundo mejor, pues se aplica en muy diversos campos y sectores: la economía, el lenguaje, psicología, biología, física, etc. Las ideas de Shannon, sin pretenderlo, están de alguna manera en la estela de Leibniz, en la tradición que entiende la realidad desde la Lógica de la información.

  • Claude Shannon, Father of the Information Age [videograb.] University of California, San Diego, Television, 2002.
  • GOLOMB, S. W.; et. al. Claude Elwood Shannon (1916-2001) [texto pdf]. Notices of the AMS, 2002, 49(1):8-16

  • Thomas Global, industrias

    27 febrero 2008

    Para buscar información sobre empresas industriales en muchos países del mundo, incluida España, se puede utilizar Thomas Global, el hermano internacional de ThomasNet, el famoso directorio estadounidense. ThomasNet es la versión actual en Internet del tradicional Thomas Register of American Manufacturers, nacido en 1898 y conocido durante muchas décadas como la “Biblia de la industria norteamericana” (hay una página con su historia).

    tgr_web-logo_mx.jpg

    Thomas Global es un directorio industrial, sobre empresas, productos y servicios de los países con las economías más desarrolladas. Se define a sí mismo como “el más completo y actualizado directorio de proveedores industriales mundiales y de información sobre productos”, con la misión “de reunir en Internet a los compradores y vendedores industriales para facilitarles el proceso de compra”. Es, también, el resultado de reunir directorios regionales preexistentes, entre ellos uno europeo, ante la conveniencia de una información más integrada para una economía más global.

    En realidad, Thomas Global facilita información sólo sobre empresas, aunque permite buscar por productos. Está organizado típicamente como un directorio jerárquico por sectores de actividad, aunque dispone de un sistema básico de búsqueda por producto o servicio, nombre de la empresa y país de ubicación. Es útil para identificar fabricantes o proveedores de un determinado tipo de producto, material, mercancía o servicio, aunque no proporciona catálogos, ni descripciones o especificaciones de los mismos u otros contenidos, como hace GlobalSpec.

    La información que proporciona Thomas Global de cada empresa es muy sucinta, pero incluye la dirección web, así como otros datos de contacto, el número de empleados, la gama de productos y algún detalle más. El volumen de industrias incluidas es enorme, unas 700.000 empresas clasificadas por sectores en 11.000 categorías temáticas de productos y servicios. Se trata de empresas radicadas en casi 30 países: muchos de los de la Unión Europea, EUA, Canadá, México, Brasil, Turquía, India, Taiwán, China y Japón.

    Thomas Global se puede usar en nueve idiomas. La versión en español tiene dominio Internet de México. Es un servicio gratuito para el usuario, que, dándose de alta, ofrece prestaciones personalizadas: historial de consultas, lista personal de empresas, suscripción de alertas y boletines, etc. Entre las facilidades complementarias que proporciona está un servicio de búsqueda sobre nuevos productos recientemente puestos en el mercado.

    Un muestreo al azar en Thomas Global en 20 categorías da una cierta idea de la cobertura o presencia de empresas españolas, mediante la comparación con el número de empresas estadounidenses incluidas:

    • CATEGORÍA:  nº empresas españolas  /  nº empresas EUA 
    • Esmaltes cerámicos:  6  /  45
    • Circuitos integrados:  17  /  418
    • Monitores para PC:  22  /  307
    • Electroválvulas:  30  /  262
    • Materiales plásticos de PVC:  28  /  103
    • Rodamientos:  31  /  427
    • Motores eléctricos:  58  /  501
    • Embalaje y envasado (servicios):  34  /  390
    • Calderas industriales:  23  /  154
    • Hubs para telecomunicaciones:  11  /  57
    • Componentes para automoción:  13  /  819
    • Fotosensores:  7  /  71
    • Fundiciones termorresistentes:  7  /  161
    • Compresores de alta presión:  17  /  354 
    • Acero de alta resistencia:  12  /  94
    • Papel:  54  /  782
    • Consultores en ingeniería marítima:  27  /  176
    • Colorantes:  34  /  73
    • Acetonas:  11  /  66
    • Pernos y tornillos:  89  /  1056


    Knovel, tecnología e industria

    30 noviembre 2007

    Dentro del mundo incierto de los libros electrónicos (que parecen venderse más que comprarse) hace tiempo que soy partidario de Knovel. Tal vez me dejo influir involuntariamente por el hecho de que no se empeña en ofrecer pruebas gratuitas de sus libros de mil en mil, pero el caso es que Knovel me convence, aunque no siempre resulta barato de precio, desde luego, y opera mediante suscripción.

    top_logo.gif

    Knovel es una plataforma de distribución de libros electrónicos especializados en temas tecnológicos e industriales. Incluye ahora unos 1.400 títulos, que corresponden a muy diversos sectores: química, bioquímica, biotecnología, alimentación, farmacia, ingeniería aeroespacial, civil, industrial, mecánica, eléctrica, electrónica, ambiental, energía, materiales, metalurgia, textiles y plásticos, etc. En muchos casos se trata de obras de referencia, handbooks y fuentes de datos fundamentales, algunas clásicas, en cada rama de la técnica.

    Además de por su propia especialización, o sea, por la orientación concreta de sus colecciones, Knovel me parece convincente porque:

    • Es un distribuidor multieditorial, que reúne contenidos de calidad plurales y seleccionados, procedentes de unos 50 editores internacionales de gran prestigio.
    • Los títulos se pueden suscribir individualmente según las propias necesidades, y no sólo en forma de paquete o colección temática preestablecida, aunque esto sea lo recomendado. 
    • Constituye un conjunto diverso y equilibrado de datos de referencia, propiedades de materiales y sustancias, descripciones de procesos, procedimientos estándar, cálculos y fórmulas, manuales técnicos, enciclopedias, guías, informes, etc.
    • Permite la recuperación integrada de toda la información incluida en los libros, tablas y documentos, desde datos precisos a cuestiones generales, con una presentación e interfaz más que aceptables y una impresionante búsqueda avanzada, a la altura de la especialización de los contenidos.
    • Facilita herramientas de análisis y cálculo para manejar, aprovechar y exportar los datos científico-técnicos obtenidos en las búsquedas: tablas interactivas, tablas con trazado de gráficos, visualizadores de diagramas de fase, hojas Excel, conversores de unidades, etc.
    • Los contenidos puramente textuales están en el siempre tranquilizador y cómodo formato PDF, capítulo por capítulo.
    • Es un servicio bien adaptado a clientes bibliotecarios y corporativos, en entornos institucionales y académicos, no dirigido sólo directamente al usuario final, por tanto.
    • Suministra estadísticas de utilización serias y frecuentes, sin que haya que encargarlas, buscarlas o desentrañarlas.

    En resumen, Knovel selecciona y reúne información de calidad, la enriquece mediante un tratamiento y organización que la hace más productiva, y la canaliza de forma flexible y atenta a las conveniencias del usuario: hace algo más que digitalizar y comercializar el libro tradicional. Es una buena biblioteca.


    Scitopia, de varios editores

    11 junio 2007

    Scitopia.org es una nueva plataforma de información bibliográfica puesta en marcha por quince editoriales científico-técnicas. Todas ellas son sociedades científicas y la mayoría norteamericanas, aunque algunas tienen carácter internacional. Scitopia.org permite realizar búsquedas integradas sobre toda la documentación primaria publicada por estos quince organismos, actualmente:

    Scitopia.org no es una base de datos, funciona mediante búsqueda federada, como un metabuscador o una pasarela conjunta a los contenidos electrónicos publicados por todas las organizaciones: revistas, congresos, estándares, etc. Al parecer, se trata de unos tres millones de documentos que se remontan a 1874 (la mitad de ellos son de IEEE). Además, Scitopia.org rastrea también entre las patentes de Espacenet, USPTO y la Japan Patent Office, así como entre las publicaciones oficiales e informes técnicos del DoE (Department of Energy), canalizadas a través de la pasarela Information Bridge.

    Scitopia.org está aún en versión beta. Sus prestaciones son muy básicas. Ofrece una pantalla de búsqueda simple, con un sólo recuadro, y otra de búsqueda avanzada con un formulario de cinco campos y limitación por fecha o por editores. Se puede buscar por texto completo. Los resultados de cada consulta salen en orden de relevancia según un algoritmo propio y se pueden imprimir, seleccionar (clipping) y enviar por correo electrónico. También es posible ordenar los resultados por fecha de publicación. Las referencias breves remiten a los registros completos en el sitio web de cada organismo asociado. Lógicamente, el acceso al texto completo de cada editor requiere pay-per-use, contratación corporativa, suscripción personal, etc.

    Scitopia.org está, por supuesto, edificado sobre la base de que la unión de varios medianos hace uno grande. En este caso, algo capaz de competir en influencia y visibilidad con otros grandes editores comerciales, con las bases de datos secundarias y con los buscadores de internet, generales o especializados en información científica. Tal vez subyace alguna reticencia especial de los editores de Scitopia.org con Google Scholar, por su insuficiente actualización y mezcolanza de resultados. Faltaría obviamente la incorporación de algunos otros significativos editores medianos, para culminar la maniobra. Pero, desde luego, quienes tienen su propia propiedad intelectual siempre disfrutan de una ventaja competitiva.


    GlobalSpec, todo en tecnología

    28 enero 2007

    GlobalSpec es un gran recurso de información tecnológica, una herramienta impresionante para buscar datos y documentación en internet. Creado en 1996, se trata de un buscador vertical, especializado en ingeniería e industria, que abarca una ingente cantidad de información de casi todos los sectores tecnológicos. Pone en contacto la oferta y la demanda de contenidos, productos y servicios para todo tipo de empresas y profesionales. Desde este punto de vista, es un lugar importante para el marketing, publicidad y posicionamiento empresariales. GlobalSpec tiene unos 3,4 millones de usuarios registrados; registrarse es gratuito pero necesario para consultas en profundidad.

    globalspecsearchenginelogo.gif

    GlobalSpec integra en una única plataforma varios componentes:

    • Una base de datos propia, SpecSearch, con 20.000 catálogos industriales que incluyen unos 2 millones de familias y más de 150 millones de especificaciones de productos.
    • Un motor de búsqueda, The engineering web, que indiza cientos de millones de páginas web de contenido tecnológico, abiertas y de la internet profunda, incluso de editores comerciales como Knovel, IEEE, MicroPatent, IHS, ASTM, etc. (información de referencia, patentes, normas, artículos…)
    • Un sistema de boletines informativos (newsletters) sobre novedades por segmentos industriales, con más de 50 series, que se pueden suscribir por correo electrónico.
    • Tools and links complementarios, de búsqueda de empleo, artículos técnicos, enlaces a contenidos científicos, fórmulas y teoremas, software, asociaciones, alertas sobre productos, etc.

    GlobalSpec permite, pues, encontrar páginas web, informes, proveedores, productos, servicios, especificaciones técnicas, hojas de datos y propiedades de materiales, patentes, normas, artículos, manuales, revistas, tablas de cálculo, noticias, empleo, etc. Se puede buscar por características técnicas de los productos, dentro de los 150 millones de especificaciones. La información de proveedores y productos es básicamente norteamericana, con datos también de Canadá, Reino Unido, India y China (y con menos frecuencia de otros países). No sé qué hacen las empresas españolas que no corren a incorporarse a GlobalSpec.


    INSPEC, otro monumento

    14 enero 2007

    Otro monumento histórico de la documentación científica es INSPEC, de la británica Institution of Electrical Engineers (IEE), ahora Institution of Engineering & Technology (IET). INSPEC (que significa Information Service in Physics, Electrotechnology and Control) es hoy una base de datos con ocho o diez millones de referencias. Pero lo más interesante es que su primera versión impresa, como Science Abstracts, empezó a publicarse en 1898. Por tanto, recoge gran parte de la ciencia e ingeniería contemporáneas: todo lo centrado en la Física y en la tecnología basada en la Física o relacionada con ella (electricidad, electrónica, comunicaciones, informática, etc.)

    Impresiona pensar que cuando INSPEC nació reinaba la Física clásica de Newton, a la que se había agregado sólo veinticinco años antes el electromagnetismo de Maxwell. Se estaba investigando la radiactividad (Röntgen había descubierto los rayos X, etc.) y se acababa de descubrir el electrón (Thomson, 1897). Todavía tenía que llegar 1900 para que Planck inaugurara la mecánica cuántica, y sobre todo esperaba el 1905 de Einstein… Es decir, INSPEC nació con la nueva Física.

    Con motivo del centenario de INSPEC en 1998 se elaboró un folleto, The History of Science Abstracts, que puede consultarse (en pdf o html) en la sección Centenary website de su página web. Es un interesante resumen de su historia, con fotografías y otros detalles, un breve testimonio de la historia de la documentación y de la historia de la ciencia. Resulta curioso, por ejemplo, que en 1898 se publicaran 1.500 abstracts y ahora cada año se agregan unos 300.000.

    Me pregunto si una recopilación tan valiosa, detallada e impresionante de la bibliografía científica del siglo XX conseguirá sobrevivir muchos años a la googlelización de la información…