Thomas Global, industrias

27 febrero 2008

Para buscar información sobre empresas industriales en muchos países del mundo, incluida España, se puede utilizar Thomas Global, el hermano internacional de ThomasNet, el famoso directorio estadounidense. ThomasNet es la versión actual en Internet del tradicional Thomas Register of American Manufacturers, nacido en 1898 y conocido durante muchas décadas como la “Biblia de la industria norteamericana” (hay una página con su historia).

tgr_web-logo_mx.jpg

Thomas Global es un directorio industrial, sobre empresas, productos y servicios de los países con las economías más desarrolladas. Se define a sí mismo como “el más completo y actualizado directorio de proveedores industriales mundiales y de información sobre productos”, con la misión “de reunir en Internet a los compradores y vendedores industriales para facilitarles el proceso de compra”. Es, también, el resultado de reunir directorios regionales preexistentes, entre ellos uno europeo, ante la conveniencia de una información más integrada para una economía más global.

En realidad, Thomas Global facilita información sólo sobre empresas, aunque permite buscar por productos. Está organizado típicamente como un directorio jerárquico por sectores de actividad, aunque dispone de un sistema básico de búsqueda por producto o servicio, nombre de la empresa y país de ubicación. Es útil para identificar fabricantes o proveedores de un determinado tipo de producto, material, mercancía o servicio, aunque no proporciona catálogos, ni descripciones o especificaciones de los mismos u otros contenidos, como hace GlobalSpec.

La información que proporciona Thomas Global de cada empresa es muy sucinta, pero incluye la dirección web, así como otros datos de contacto, el número de empleados, la gama de productos y algún detalle más. El volumen de industrias incluidas es enorme, unas 700.000 empresas clasificadas por sectores en 11.000 categorías temáticas de productos y servicios. Se trata de empresas radicadas en casi 30 países: muchos de los de la Unión Europea, EUA, Canadá, México, Brasil, Turquía, India, Taiwán, China y Japón.

Thomas Global se puede usar en nueve idiomas. La versión en español tiene dominio Internet de México. Es un servicio gratuito para el usuario, que, dándose de alta, ofrece prestaciones personalizadas: historial de consultas, lista personal de empresas, suscripción de alertas y boletines, etc. Entre las facilidades complementarias que proporciona está un servicio de búsqueda sobre nuevos productos recientemente puestos en el mercado.

Un muestreo al azar en Thomas Global en 20 categorías da una cierta idea de la cobertura o presencia de empresas españolas, mediante la comparación con el número de empresas estadounidenses incluidas:

  • CATEGORÍA:  nº empresas españolas  /  nº empresas EUA 
  • Esmaltes cerámicos:  6  /  45
  • Circuitos integrados:  17  /  418
  • Monitores para PC:  22  /  307
  • Electroválvulas:  30  /  262
  • Materiales plásticos de PVC:  28  /  103
  • Rodamientos:  31  /  427
  • Motores eléctricos:  58  /  501
  • Embalaje y envasado (servicios):  34  /  390
  • Calderas industriales:  23  /  154
  • Hubs para telecomunicaciones:  11  /  57
  • Componentes para automoción:  13  /  819
  • Fotosensores:  7  /  71
  • Fundiciones termorresistentes:  7  /  161
  • Compresores de alta presión:  17  /  354 
  • Acero de alta resistencia:  12  /  94
  • Papel:  54  /  782
  • Consultores en ingeniería marítima:  27  /  176
  • Colorantes:  34  /  73
  • Acetonas:  11  /  66
  • Pernos y tornillos:  89  /  1056


Knovel, tecnología e industria

30 noviembre 2007

Dentro del mundo incierto de los libros electrónicos (que parecen venderse más que comprarse) hace tiempo que soy partidario de Knovel. Tal vez me dejo influir involuntariamente por el hecho de que no se empeña en ofrecer pruebas gratuitas de sus libros de mil en mil, pero el caso es que Knovel me convence, aunque no siempre resulta barato de precio, desde luego, y opera mediante suscripción.

top_logo.gif

Knovel es una plataforma de distribución de libros electrónicos especializados en temas tecnológicos e industriales. Incluye ahora unos 1.400 títulos, que corresponden a muy diversos sectores: química, bioquímica, biotecnología, alimentación, farmacia, ingeniería aeroespacial, civil, industrial, mecánica, eléctrica, electrónica, ambiental, energía, materiales, metalurgia, textiles y plásticos, etc. En muchos casos se trata de obras de referencia, handbooks y fuentes de datos fundamentales, algunas clásicas, en cada rama de la técnica.

Además de por su propia especialización, o sea, por la orientación concreta de sus colecciones, Knovel me parece convincente porque:

  • Es un distribuidor multieditorial, que reúne contenidos de calidad plurales y seleccionados, procedentes de unos 50 editores internacionales de gran prestigio.
  • Los títulos se pueden suscribir individualmente según las propias necesidades, y no sólo en forma de paquete o colección temática preestablecida, aunque esto sea lo recomendado. 
  • Constituye un conjunto diverso y equilibrado de datos de referencia, propiedades de materiales y sustancias, descripciones de procesos, procedimientos estándar, cálculos y fórmulas, manuales técnicos, enciclopedias, guías, informes, etc.
  • Permite la recuperación integrada de toda la información incluida en los libros, tablas y documentos, desde datos precisos a cuestiones generales, con una presentación e interfaz más que aceptables y una impresionante búsqueda avanzada, a la altura de la especialización de los contenidos.
  • Facilita herramientas de análisis y cálculo para manejar, aprovechar y exportar los datos científico-técnicos obtenidos en las búsquedas: tablas interactivas, tablas con trazado de gráficos, visualizadores de diagramas de fase, hojas Excel, conversores de unidades, etc.
  • Los contenidos puramente textuales están en el siempre tranquilizador y cómodo formato PDF, capítulo por capítulo.
  • Es un servicio bien adaptado a clientes bibliotecarios y corporativos, en entornos institucionales y académicos, no dirigido sólo directamente al usuario final, por tanto.
  • Suministra estadísticas de utilización serias y frecuentes, sin que haya que encargarlas, buscarlas o desentrañarlas.

En resumen, Knovel selecciona y reúne información de calidad, la enriquece mediante un tratamiento y organización que la hace más productiva, y la canaliza de forma flexible y atenta a las conveniencias del usuario: hace algo más que digitalizar y comercializar el libro tradicional. Es una buena biblioteca.


eFunda, para los ingenieros

5 octubre 2007

eFunda, con una “e” que inusitadamente no proviene de electronic, significa Engineering Fundamentals, y es un recurso de referencia en línea, una fuente de datos científico-técnicos para los ingenieros. Su uso está bastante extendido en los E.U.A., sobre todo en el campo de la ingeniería mecánica e industrial, de diseños y procesos, y en las propias industrias.

efunda_blue.gif

En sus propios términos, el objetivo de eFunda es proporcionar información fiable, rápida y concisa a los profesionales en ejercicio, para las necesidades y dudas del trabajo diario, acerca de cuestiones básicas: contenidos y datos muy variados que se pueden estudiar en las escuelas de ingeniería y que, por no estar constantemente sobre ellos, el ingeniero no los recuerda cuando los precisa.

eFunda deja claro que no es un buscador, ni un catálogo de hipervínculos, sino una fuente de datos con contenidos sustantivos, una publicación en línea a la que se accede mediante suscripción, según diversas modalidades y tarifas (aunque deja consultar libremente durante un rato).

eFunda incluye seis apartados principales de información: i) datos de materiales (elementos, aleaciones, polímeros, etc.); ii) técnicas de diseño muy usadas en ingeniería; iii) procesos y tatamientos industriales (mecanizados, térmicos, moldeados, etc.); iv) constantes, y unidades científicas y conversión de las mismas; v) fórmulas de uso frecuente por parte de los ingenieros; y vi) procedimientos matemáticos y calculadoras en línea para resolver problemas habituales, basadas en webMathematica.

Además eFunda ofrece algunos servicios complementarios, como directorio de empresas y profesionales, búsqueda de empleo, noticias, foros, publicaciones gratuitas, etc.

Intute otorga a eFunda una mención de Editor’s choice en la entrada principal del recurso, e incluye otras cuatro entradas sobre páginas o apartados específicos diferentes de esta fuente (materiales, matemáticas, etc.)


Engineering Index, historia

19 julio 2007

Otra vieja gloria superviviente del siglo XIX es Engineering Index, más conocido quizá como Compendex (Computerized Engineering Index), su versión como base de datos en línea, elaborada por Engineering Information.

En 1884 un profesor de ingeniería civil, Samuel B. Johnson, empezó a publicar anualmente en la revista Journal of the Association of Engineering Societies un apartado titulado “Index Notes” con referencias y resúmenes de la literatura tecnológica del momento (unas 1.000 citas de unas 100 revistas el primer año). Después, cada cuatro o cinco años, se fueron publicando varios volúmenes acumulativos, titulados Engineering Index desde 1896. Y a partir de 1906 aparecieron ya como volúmenes anuales independientes.

En 1919, Engineering Index pasó a pertenecer a la ASME (American Society of Mechanical Engineers), en colaboración con la Engineering Societies Library (ESL), una biblioteca tecnológica cooperativa de diversas asociaciones profesionales de ingenieros, en Nueva York. Engineering Index indizaba las revistas que se recibían en la ESL (1.200 en 1919), y la biblioteca colaboraba en la redacción del repertorio y en servicios de documentación vinculados al mismo (como Ei Card Service, un servicio de distribución de fichas bibliográficas bajo perfiles). A partir de 1919, además del volumen anual, se publicaron actualizaciones mensuales en el Journal of the American Society of Mechanical Engineers.

Referencias en la base de datos

1954 1 millón de referencias
1975 2 millones
1985 3 millones
2005 10 millones

En 1934 Engineering Index se constituyó como entidad sin fines lucrativos, bajo la tutela de ASME, y en 1969 se hizo completamente independiente, cambiando la empresa su nombre por el de Engineering Information (Ei) en 1981. Se incorporó al grupo Elsevier como una de sus divisiones comerciales en 1994.

En 1962 la actualización mensual comenzó a aparecer como un volumen independiente también, además del acumulativo anual. Durante la década de los 60 se desarrollaron diversas experiencias con la automatización de Engineering Index, que desembocaron en la creación de la base de datos Compendex en 1969. El primer servicio fue la distribución por suscripción de cintas magnéticas mensuales, pero en 1983 empezó a poderse consultar online a través de distribuidores como Lookheed Dialog y Orbit.

La primera versión de Compendex en cd-rom es de 1985, y en 1995 se empezó a distribuir vía web en la plataforma Ei Village, que sigue siendo ahora una de las formas de usar esta base de datos, en la que hoy en día se integran 650.000 referencias al año, de 5.500 revistas y conferencias pertenecientes a todos los campos de la tecnología.

Más información en:


GlobalSpec, todo en tecnología

28 enero 2007

GlobalSpec es un gran recurso de información tecnológica, una herramienta impresionante para buscar datos y documentación en internet. Creado en 1996, se trata de un buscador vertical, especializado en ingeniería e industria, que abarca una ingente cantidad de información de casi todos los sectores tecnológicos. Pone en contacto la oferta y la demanda de contenidos, productos y servicios para todo tipo de empresas y profesionales. Desde este punto de vista, es un lugar importante para el marketing, publicidad y posicionamiento empresariales. GlobalSpec tiene unos 3,4 millones de usuarios registrados; registrarse es gratuito pero necesario para consultas en profundidad.

globalspecsearchenginelogo.gif

GlobalSpec integra en una única plataforma varios componentes:

  • Una base de datos propia, SpecSearch, con 20.000 catálogos industriales que incluyen unos 2 millones de familias y más de 150 millones de especificaciones de productos.
  • Un motor de búsqueda, The engineering web, que indiza cientos de millones de páginas web de contenido tecnológico, abiertas y de la internet profunda, incluso de editores comerciales como Knovel, IEEE, MicroPatent, IHS, ASTM, etc. (información de referencia, patentes, normas, artículos…)
  • Un sistema de boletines informativos (newsletters) sobre novedades por segmentos industriales, con más de 50 series, que se pueden suscribir por correo electrónico.
  • Tools and links complementarios, de búsqueda de empleo, artículos técnicos, enlaces a contenidos científicos, fórmulas y teoremas, software, asociaciones, alertas sobre productos, etc.

GlobalSpec permite, pues, encontrar páginas web, informes, proveedores, productos, servicios, especificaciones técnicas, hojas de datos y propiedades de materiales, patentes, normas, artículos, manuales, revistas, tablas de cálculo, noticias, empleo, etc. Se puede buscar por características técnicas de los productos, dentro de los 150 millones de especificaciones. La información de proveedores y productos es básicamente norteamericana, con datos también de Canadá, Reino Unido, India y China (y con menos frecuencia de otros países). No sé qué hacen las empresas españolas que no corren a incorporarse a GlobalSpec.