OAIster supera los 10 millones

31 enero 2007

Hace pocos días OAIster ha superado los diez millones de registros, correspondientes a otros tantos documentos digitales conservados en 730 repositorios de cincuenta países. Su crecimiento es muy alto, dado que empezó a funcionar hace muy pocos años, en 2002.

logo-oaister.gif

OAIster se define a sí mismo como un catálogo colectivo de recursos digitales. Proporciona acceso a esos recursos recolectando sus metadatos de los repositorios en que se encuentran, mediante el sistema Open Archives Initiative Protocol for Metadata Harvesting (OAI-PMH), que facilita la interoperabilidad. Así, OAIster es un sitio central donde buscar toda esa documentación, de modo más preciso y exhaustivo que con los motores de búsqueda de internet.

Los recursos que abarca son absolutamente variados en formato (textos electrónicos, documentos digitalizados de fuentes impresas, archivos de sonido o imagen, numéricos, etc.), en su temática (documentación científica, histórica, literaria, etc.) y en su carácter (algunos revisados, algunos de acceso restringido, etc.) Los archivos indizados en OAIster son asimismo variopintos, e incluyen incluso revistas electrónicas convencionales, abiertas o de pago (como las de IoP). Quizá sea esta cierta indefinición uno de los puntos débiles de OAIster. Incluso le ha llevado a definir una complicada política de desarrollo de colecciones que lo separa algo de su vinculación esencial con el movimiento Open Access, como recolector de archivos abiertos.

Además de numerosos archivos institucionales, entre los más famosos archivos indizados en OAIster están: ArXiv, Biomed Central, CiteSeer, RePEc, CogPrints, CERN Document Server, SciELO, etc. Entre los 18 repositorios españoles representados cabe citar a Dialnet, TDR, EPrints Complutense, RECERCAT, etc.

Anuncios

GlobalSpec, todo en tecnología

28 enero 2007

GlobalSpec es un gran recurso de información tecnológica, una herramienta impresionante para buscar datos y documentación en internet. Creado en 1996, se trata de un buscador vertical, especializado en ingeniería e industria, que abarca una ingente cantidad de información de casi todos los sectores tecnológicos. Pone en contacto la oferta y la demanda de contenidos, productos y servicios para todo tipo de empresas y profesionales. Desde este punto de vista, es un lugar importante para el marketing, publicidad y posicionamiento empresariales. GlobalSpec tiene unos 3,4 millones de usuarios registrados; registrarse es gratuito pero necesario para consultas en profundidad.

globalspecsearchenginelogo.gif

GlobalSpec integra en una única plataforma varios componentes:

  • Una base de datos propia, SpecSearch, con 20.000 catálogos industriales que incluyen unos 2 millones de familias y más de 150 millones de especificaciones de productos.
  • Un motor de búsqueda, The engineering web, que indiza cientos de millones de páginas web de contenido tecnológico, abiertas y de la internet profunda, incluso de editores comerciales como Knovel, IEEE, MicroPatent, IHS, ASTM, etc. (información de referencia, patentes, normas, artículos…)
  • Un sistema de boletines informativos (newsletters) sobre novedades por segmentos industriales, con más de 50 series, que se pueden suscribir por correo electrónico.
  • Tools and links complementarios, de búsqueda de empleo, artículos técnicos, enlaces a contenidos científicos, fórmulas y teoremas, software, asociaciones, alertas sobre productos, etc.

GlobalSpec permite, pues, encontrar páginas web, informes, proveedores, productos, servicios, especificaciones técnicas, hojas de datos y propiedades de materiales, patentes, normas, artículos, manuales, revistas, tablas de cálculo, noticias, empleo, etc. Se puede buscar por características técnicas de los productos, dentro de los 150 millones de especificaciones. La información de proveedores y productos es básicamente norteamericana, con datos también de Canadá, Reino Unido, India y China (y con menos frecuencia de otros países). No sé qué hacen las empresas españolas que no corren a incorporarse a GlobalSpec.


La paradoja europea

27 enero 2007

Dentro del estilo de ese tipo de estudios que descubren desnudo al emperador, me ha gustado este artículo sobre la “así llamada” paradoja europea en materia de investigación e innovación. Consiste la supuesta paradoja europea en que los países de la Unión Europea (UE) desempeñan un papel de fuerte liderazgo en materia de producción científica, pero no son capaces de convertir esa fortaleza investigadora en creación material de riqueza. Es decir, su capacidad de innovación industrial no está al nivel de su capacidad científica. Los autores del artículo intentan demostrar con datos que no hay tal paradoja. Que en realidad Europa es débil en ambos aspectos: simplemente la base científica es precaria y la industria también. No es, pues, que haya un problema de conexión o de aplicación de la “mucha y buena ciencia” a la “industria que no sabe aprovecharse”, sino de precariedad en ambos polos.

Según el artículo, las políticas de I+D puestas en marcha con insistencia por la UE (redes de excelencia, interacción con los entornos locales, atención a las necesidades de los usuarios) son deudoras no sólo de una falsa paradoja, sino también de una visión mecanicista de la relación entre ciencia y tecnología, que concibe como un automatismo simple la compleja y aleatoria, pero fructífera, relación entre investigación, desarrollo e innovación.

Tras leer el artículo, a uno le entra la duda de si la política europea de I+D no será en cierta medida otro alambicado y burocrático instrumento proteccionista al estilo de la PAC, en el que países ricos usan los excedentes presupuestarios para engrasar sus propias maquinarias productivas, académicas y del bienestar, al rebufo de la economía del conocimiento y la globalización.

Abundando en el asunto, con el programa EuroIngenio, el gobierno español apoyará económicamente las propuestas y premiará el éxito en la participación en convocatorias del nuevo Programa Marco de la UE. Es cierto que los centros públicos de investigación españoles necesitan mejor infraestructura para moverse en la complicada red de la investigación europea, pero es que suena a “subvención al cuadrado”, la verdad.


Acceso abierto y bibliotecarios

25 enero 2007

Durante siglos, las bibliotecas se han dedicado a conservar y difundir el conocimiento social registrado en forma de impresos (libros, revistas…) Cada biblioteca formaba unas colecciones propias, las protegía y facilitaba el acceso a las mismas a sus lectores, tal era su misión. Con la edición electrónica en internet, se viene creyendo que esa misión se va a mantener, mutatis mutandis: cada biblioteca adquiere derechos exclusivos sobre un cierto volumen de documentación publicada en internet, de pago, la integra en un conjunto coherente y la adapta y canaliza a su clientela mediante metainformación (catálogos…), servicios de búsqueda, asistencia, formación, etc. Unos contenidos propios caracterizarían a la biblioteca, sean fondos impresos o un segmento de internet.

Sin embargo, es probable que el acceso a los resultados de la investigación en internet sea cada vez más abierto (post: ¿Vamos al acceso abierto?), gracias a un cambio gradual en los modelos de negocio en que se basa la edición de la información científica. Si las publicaciones van estando en acceso abierto, cualquiera puede canalizarlas y cualquiera puede informarse sin pasar, en ningún sentido, por las bibliotecas. Al perder una parte fundamental de sus contenidos, se diluyen sus funciones, su histórica razón de ser. Parece que los bibliotecarios deberían estar en contra del acceso abierto, verlo como una amenaza.

Pero, sorprendentemente, en términos generales, los bibliotecarios suelen ser favorables al acceso abierto. Descartando que sean unos suicidas irresponsables, despreocupados de su mismo medio de vida, ¿a qué puede obedecer esta actitud? Creo que hay, al menos, tres motivos:

  1. Por deontología profesional, los bibliotecarios trabajan a favor de la más amplia y libre difusión y comunicación del conocimiento.
  2. Por identificación con sus clientelas, por simpatía, se sienten comprometidos a ayudar a los investigadores a comunicarse mediante sistemas más cómodos.
  3. Se proponen cambiar de funciones y dedicarse ellos mismos a publicar, abiertamente, la producción científica de las instituciones para las que trabajan, asociándose más al autor que al lector

De la abundante movilización bibliotecaria en pro del acceso abierto a la ciencia, cabe destacar en España el blog de Alicia López Medina, llamado precisamente Open access. Aunque a veces puede dar la impresión de un cuaderno de campaña militar, redactado bajo las urgencias del combate, es recomendable y valioso para seguir las novedades sobre el tema (o intervenir en la batalla, incluso).


Imprenta y ciencia: Eisenstein

23 enero 2007

Para entender el nacimiento de la llamada sociedad de la información me parece de gran ayuda la interpretación del invento de la imprenta, y de sus consecuencias, que realiza en sus estupendos libros Elizabeth Eisenstein. Con la vaga sensación de que, en el fondo, nada hay tan nuevo bajo el sol, lo que mejor y con mayor perspectiva ilumina la actual revolución en las tecnologías de la comunicación es comprender lo que pasó en la anterior.

Ignoro absolutamente cuál es la valoración y el puesto que merecen Eisenstein y sus teorías dentro de la historiografía académica. Pero para mí sus explicaciones minuciosas acerca de cómo la imprenta transformó el comportamiento de las élites ilustradas, renovó las técnicas del trabajo intelectual y creó una industria del conocimiento, son apasionantes. Además del origen del Renacimiento y la Reforma, gracias a Eisenstein he podido comprender, sobre todo, cómo en la base de la ciencia moderna está una tecnología de la comunicación, unos métodos de estudio, unas formas de compartir el conocimiento, y cuánto yerran las interpretaciones idealistas de la Revolución científica, que la atribuyen a la generación espontánea o a algún espíritu moderno.

Gracias a sus libros, también, se ve cómo la Modernidad, o la hegemonía de Europa surgen en cierto modo a partir de la industria tipográfica. Todo lo cual, por extensión, induce a pensar que la evolución de la humanidad podría ser resultado de las formas de comunicación, de las técnicas de transmitirse la información entre los homosapiens.


Homenaje a Boyle

21 enero 2007

Ahora que se conmemora el 346 aniversario de la publicación de su principal obra, The sceptical Chymist, y el 380 de su nacimiento, es oportuno recordar a Robert Boyle (1627-1691). Fue un ilustre y acaudalado caballero inglés entregado de manera liberal y enciclopédica a la filosofía natural, que cultivó en todas sus ramas. Alquimista como Newton y tantos otros padres de la ciencia, es considerado no obstante como el primer químico moderno, capaz de discernir entre las nieblas de la opinión y la tradición elementos esenciales de un conocimiento más seguro de las cosas, de la naturaleza de la materia en este caso. Su perspectiva es un modelo y, sobre todo, el título de su obra, El químico escéptico, no su menor logro, muy imitado, merece un homenaje.

the_sceptical_chymist.jpg


Fuentes para análisis de citas

19 enero 2007

El desarrollo de la Web ha traído consigo nuevas y diversas formas de publicar los resultados de la investigación, nuevas fuentes para evaluar las publicaciones mediante análisis de citas y nuevos métodos de cuantificar y objetivar esa valoración (índice h, etc.) Surgen, pues, competidores del Web of Science en el análisis y búsqueda de citas de publicaciones científicas, y aparece abundante bibliografía donde se evalúan y comparan los diferentes sistemas. Por ejemplo estos dos artículos:

Entre los sistemas de búsqueda de citas que estos autores revisan, muchos, naturalmente, son especializados, sectoriales. Son fuentes con diferentes prestaciones, pero destacarían las siguientes:

Lokman asegura que cada sistema proporciona resultados ligeramente diferentes, por lo que conviene usar múltiples instrumentos para un análisis exhaustivo. Pero, ciertamente, el WoS sigue siendo la fuente de referencia.